X hits on this document

PDF document

Caballo_Maera_-_Volumen_2_(Octubre_2009).pdf - page 26 / 28

94 views

0 shares

0 downloads

0 comments

26 / 28

26

Entrevista a Mr. Coffee “El sombrita”

Mr.Coffee: ¿Se puede?

Caballo Maera: Pruebe, si tiene co- jones.

resultas familiar. Tu voz, tu hedor, tu energía negativa y tus Vans de cua- dros maltrechas... dime, amigo, ¿tú qué bebes?

MC: Vale, ya. No... no puedo pasar. ¿Me abre?

MC: Amigo, ¿tú qué bebes?

CM: Ahora sí. Ahora estoy seguro.

CM: No.

MC: Por fin... ¿me abre de una vez?

MC: ¿Y ahora?

CM: Enseñe la patita por debajo de la puerta, para realmente demostrar su identidad

CM: ...entonces... si sumo dos y dos... ¡claro! ¡son cuatro! ¡Eureka! ¡Por fin aprobaré la E.S.O.! Ehm.... ah, ¿si- gues ahí? Narra, narra tu situación.

MC: Pero, ¿cómo? Si la puerta está cerrada...

CM: Así que usted es de esos, ¿Eh?

MC: Me cago en mi santa máquina. He venido a hacer una entrevista y llevo 10 minutos en la puerta. ¿Po- dría hacer el favor de abrirla y mos- trar un poco de amabilidad?

MC: No, no, no se enfade. Si yo sólo venía a arreglar la calefacción.

CM: ¿Cómo?

MC: ¡COMIENDO! De verdad... ¿me deja entrar?

CM: Poder, podría. Y podrías tengo un par de manzanas. Pero de ahí a hacerte caso hay un largo trecho, Sam. Debo pasar por las Minas de Moria, evitar a los trasgos y rescatar a la bella Easo.

CM: Diga la contraseña, amigo, y entre.

MC: Amigo.

CM: ¿Qué te crees? ¿Muy listo? Pues ponme un plato de pisto.

MC: ¿Magdalena o bollito de leche?

CM: ¿Pero encima viene borracho a la entrevista? Qué indecencia. Qué desacato a la autoridad, allanamien- to de morada y alteración del orden público... Un momento... ¡¡María!! ¿¿Cómo ha quedao el Betis??

MC: Ahí se lo dejo debajo de la puer- ta... un momento... no cabe. Mejor deslizo una pajita por el habitáculo proporcionado por la imperfección que hay a la diestra de la puerta y así podr...

CM: PIIIIIIIIIIIIIII!! ¡¡Tiempo!! No es correcto. La respuesta era, es y será “AZOFAIFO”. ¿Te parece? A mi manera, o carretera.

María: Haz el favor de abrirle ya a este señor, que siempre me la mon- tas igual. Además, tengo ganas de conocerlo, porque se rumorea que posee un esbelto porte y el pene le circunvala la rodilla y parte del em- peine. Así que menos cháchara y más píchara.

CM: Pero María... ¿tú me quieres?

MC: No sé qué decir. Me siento Flex.

M: Yo que va, si yo ya me iba a ver la novela. Adeu siau.

CM: Acabemos con esto. ¿Ha venido a ser entrevistado o a arreglar la ca- lefacción? No vendrá a robar, ¿ver- dad? Su voz me resulta familiar.

MC: O me abre o me voy a Catalunya Radio, que dan los conciertos bási- cos de Manos de Topo.

MC: ¿Qué tipo de baile? ¿Lindy Hop?

CM: NO. BREAK DANCE.

MC: Mire que no he traido mi cami- seta de los domingos de Evil Lynn...

CM: Me la refanfinfla. Baile ahora

  • o

    fallezca. O mejor: baile ahora o

jamás se le permitirá entrar al Dixi.

MC: Eso está hecho.

(Baile break totalmente inventa- do. Ni en la “Máquina de Bailar” aparece como opción. Chiquito de la Calzada a su lado es un grácil cisne de Singapur. Howard el Pato con cuatro vodkas encima le daría consejos. En “Fama y a Bailar” le darían boleto en la entrada. Hemos visto serpientes de cascabel con la cabeza cortada moverse con más brío. El león de la Metro gritaba por su culpa. Me tragaría antes 4 spots de Van Damme anunciando almo- hadas ergonómicas antes que ver un paso suyo. Si el negro de Matrix me da para elegir entre la pastilla azul y la roja, me como las dos, su mano, el sofá y al señor Anderson. Sin agua ni ná)

CM: Realmente es usted. Pase, por favor. Le estaba esperando. ¿Quiere algo de beber?

MC: Vodka con Red Bull, por favor.

CM: Claro, señor. Aquí tiene.

MC: Gracias. Está un poco cargado.

CM: Siéntese. Comencemos... ¿Qué tal está, Mr. Coffee?

MC: Bien, pa’ comerme.

CM: Muchas gracias por todo. Hasta aquí la entrevista. Ha sido un verda- dero placer tenerlo con nosotros.

MC: ¿Me puede echar otro?

MC: Sí, quiero.

CM: Calla, imbécil. He dicho que me

CM: Está bien, una última prueba... el baile. Necesito saber si usted es realmente quien dice ser.

Saludo a mi madre, que me estará leyendo

Document info
Document views94
Page views108
Page last viewedThu Dec 08 15:14:26 UTC 2016
Pages28
Paragraphs724
Words12284

Comments