X hits on this document

21 views

0 shares

0 downloads

0 comments

1 / 6

RECIBIENDO UN LEGADO

Por

Wilfredo Canales Farfán

Hacer memoria de la presencia de la Iglesia del Nazareno en América Latina, nos confronta con dos desafíos muy importantes: En primer lugar, no obstante la profusión de relatos testimoniales que hay sobre el trabajo de la iglesia en la mayoría de los países latinoamericanosi, carecemos de una perspectiva histórica amplia e integral. Esto mismo, no nos ha permitido relacionar y evaluar todos los factores que han marcado el ser y quehacer de nuestra iglesia en el continente. La ausencia de perspectiva histórica integral (visión retrospectiva), conspira contra la forjación de un proyecto de iglesia que, habiéndose asentado en un determinado contexto, necesita enraizarse y ser pertinente al mismo (visión prospectiva). La importancia de esta mirada histórica, que es tarea del historiador, es resaltada por Rubem Alves, cuando señala:

El historiador así, es alguien que recupera memorias perdidas y las distribuye como si fuera un sacramento a aquellos que perdieron la memoria. En verdad, ¿qué mejor sacramento comunitario existe que las memorias de un pasado común, marcados por la existencia del dolor, del sacrificio y de la esperanza? Recoger para distribuir. El no es sólo un arqueólogo de memorias. Es un sembrador de visiones y de esperanzas.ii

En segundo lugar, los que formamos parte de las nuevas generaciones de nazarenos en este continente, estamos en la imperiosa necesidad de responder a una pregunta que es crucial: ¿qué significa ser nazareno latinoamericano hoy? Para nadie es un secreto que, en medio del “renacimiento religioso”iii que la sociedad global está experimentando, confrontamos el reto de una gran cantidad de nuevos movimientos religiosos cuyas

Document info
Document views21
Page views21
Page last viewedSat Dec 10 21:14:55 UTC 2016
Pages6
Paragraphs27
Words1512

Comments