X hits on this document

Word document

Edgardo Adrián López - page 10 / 32

79 views

0 shares

0 downloads

0 comments

10 / 32

ha generado nuevas formas de supervalía15, independientes de la exigencia de valorización directa y sin explotación inmediata de tarea ajena.

Previo a continuar, es ineludible señalar que existen tres casos “especiales”, entre algunos otros más, que explicitan no las limitaciones de la hipótesis del valor, sino el intento de la economía por efectuar una “equivalencia” entre el reino del dinero y las fuerzas delicadas que se ponen en tensión en el trabajo. El primero es la tarea llevada a cabo por los científicos, etc., puesto que esa labor es muy difícil de tabular en cantidad de tiempo de tarea invertido. Sin embargo, como hay que pagar con salario y es impostergable que el valor “autómata” obtenga parámetros para estimar cuánto gasta en “fondo de trabajo”, empuja la situación para que se inaugure una “igualdad” que es artificial. Empero, esa equivalencia forzada entre la tarea concretada por un científico explotado por el valor déspota y un salario dado, supone una inexactitud que beneficia al empresario.

El segundo caso es el tiempo de trabajo insumido en artículos con alto componente inmaterial o “intangible” (saberes, imaginación, etcétera), tales como los productos de la industria cultural y del entretenimiento, la informática y la robótica, la ciencia, técnica y tecnología, etc. Otra vez, el problema no es de la teoría del valor, sino de un sistema que requiere ahorrar tiempo, incluso en la génesis de valores de uso donde calcularlo es engorroso, difícil o improcedente. La situación, muestra que una colectividad no capitalista o decididamente socialista, debiera ser una comuna en la que no tuviésemos que padecer el imperativo de calibrar el tiempo, ni de acudir al dinero para hacer viable abonar el trabajo, ni apelar a comprar y vender, etcétera.

El nacido en Prusia, era del parecer que para sopesar cuánto tendrían que ganar determinadas clases de obreros improductivos como los intelectuales que no se hallan subordinados al capital, quizá habría que apelar a varios criterios simultáneos (Marx, 1974: 133, 135). Es factible que en las industrias citadas, el valor “autómata” se vea obligado a contar con parámetros adicionales para fijar lo que pagará en dinero y concomitantemente, a fin de delinear los precios de los productos. “¡Ajá!”, dirá alguien empecinado en objetar la hipótesis del valor; “confesamos nuestra impotencia para explicar cómo se retribuye con moneda en negocios clave y cómo se articulan

15 Esas maneras novedosas de supervalía existen, pero no son las que destila el que repele a Gadamer.

Por nuestro lado, las hemos intentado sistematizar en (López 2007b), incluido en (López, 2007a).

Document info
Document views79
Page views79
Page last viewedWed Dec 07 20:24:24 UTC 2016
Pages32
Paragraphs304
Words14184

Comments