X hits on this document

Word document

Edgardo Adrián López - page 14 / 32

84 views

0 shares

0 downloads

0 comments

14 / 32

Con Shaikh18, podemos interrogarnos en qué escala los precios generales de producción se hallan condicionados por los gastos valor o los precios de costo. Los estudios empíricos que certifican los cálculos matemáticos efectuados por el pakistaní nacionalizado norteamericano, arrojan que los gastos valor impactan los precios de producción en un margen que va de un ochenta hasta más allá del 90 %. Por consiguiente, los precios de producción acaban indeterminados tan sólo entre un máximo del veinte por ciento o menos. En otras palabras, la sumatoria del resto de los factores que intervienen y que van allende “ck + cv + g m”, da por resultado que esos otros elementos contribuyen con hasta un 20 % en la formación de los precios; nada más. Eso también es sinónimo de la capacidad predictiva de la hipótesis del valor: acierta en un ochenta por ciento o más, en el vaticinio de cuáles serán los precios de producción, a partir de lo que indican los valores trabajo. Así, los que reniegan de los costos valor, se privan de explicar los precios en un 80 %.

Sea como fuere, los críticos aprecian una contradicción entre el “principio de estudio” del valor, que explica el valor como una ecuación integrada por algunos de los elementos que señalamos, y la formación de las cuatro clases de precios que acabamos de sintetizar. En brochazos amplios, el tema sería que el amigo de Engels describiría el valor de una mercancía por sus gastos valor, explicación que debiera excluir cualquier apelación a los precios, y en simultáneo, por precios de producción. Aunque el problema guarda dificultad19, podemos afirmar que no existe tal desajuste por cuanto las clases de precios citadas, tienen por base los “insumos” valor de producción. Por lo demás, los tres tipos de precios de producción que comienzan con la “clase2”, no son el valor ni los gastos valor originales, pero arrancan de ellos, los cuales son en simultáneo, “precios de costo” tipo1.

Apoyándose en el padre de “Jennychen”, el pakistaní añade los precios de mercado y los valores de mercado, que son los que regularán al conjunto de los otros ejemplos de precios. Así, la ley del valor se convierte en insumos valor; éstos, se transforman en

18 Curiosamente, ese marxista, que no alude en sus brillantes ponderaciones a la dialéctica, al materialismo dialéctico, al materialismo histórico y se distancia de la interpretación del imperialismo abocetada por Lenin, es bien recibido por una editorial filo trotskista. Acaso sea porque mantiene que los análisis del político sufriente en Londres, sí son científicos, sí fundamenta una Economía “científica” marxista y sí se apoya en una concepción materialista del mundo (lo último es algo en lo que estamos parcialmente de acuerdo…).

(Shaikh, 2006).

19 Ese intríngulis llevó a Sraffa y a otros a elucubrar una media de ganancia calculada en precios, que cubriría un “hueco” en la tasa armada por el suegro de Longuet, revelando su poca o nula habilidad en Matemáticas. Anwar respondió con brillantez la objeción, delineando que la “cuota Sraffa”, menos exacta que la “tasa Marx”, podría asimilarse a una media de lucro que imperaría en el ámbito de la circulación, mientras la “cuota Marx” es la que pautaría el caosmos de la producción, tasa y esfera que serían las decisivas.

(Shaikh, 2006).

Document info
Document views84
Page views84
Page last viewedThu Dec 08 15:05:18 UTC 2016
Pages32
Paragraphs304
Words14184

Comments