X hits on this document

Word document

Edgardo Adrián López - page 20 / 32

78 views

0 shares

0 downloads

0 comments

20 / 32

económico, sino al contrario, en virtud de que los universales como “praxis”, “trabajo”, “fuerzas productivas”, “relaciones sociales de producción”, etc., no son categorías económicas sino, hasta determinado grado, “sociológicas” e históricas. Son esos categoremas los que contribuyen a explanar sucesos económicos como el producto, la mercancía, el valor, etcétera. Lo económico es explicable por lo social, en virtud de que para Marx la economía es algo irracional, absurdo, fantástico; es algo casi irreal pero con apariencia de ser real, con apariencia de una consistencia ontológica innegable.

De manera simultánea, la economía impacta en la vida de varones y mujeres a raíz de que los agentes no fueron aptos para eludir que la economía deviniera un poder que castiga a los hombres, sin que éstos puedan controlarla26. Lo económico se entiende por lo social, a causa de que es una situación social la que ocasiona que la economía funcione en calidad de economía/poder. En consecuencia, no es pertinente enunciar que el “Materialismo Histórico” y la hipótesis del valor sean un análisis economicista, ni que descuiden el papel de la subjetividad y la comunicación, precisamente cuando denuncian la brutal reducción de la existencia a una tarea antisocial. Si algo desmantela quien no pudiera ser empleado por su caligrafía, es justamente la imposibilidad de que el otro emerja con significado humano en colectividades donde el trabajo fue hasta ahora, labor forzada y penosa (Marx, 1985a), en contradicción destructiva con lo que “debiera ser”27 socialmente vinculante. Para los apologistas de la burguesía, es fácil sostener que el trabajo es social porque es un acontecimiento que ocurre dentro de la sociedad y en virtud de que supone un nivel dado de colectivización. Con ese mecanismo retórico, se elide el hecho de que la tarea en las comunas partidas en clases, es una labor enajenada, id est, un trabajo que se le presenta al oprimido como poder ajeno y desrealizador de su subjetividad.

El conocido por Wolff, opone no sólo la tarea alienada a la sociedad (i), sino también a la abundancia de valores de uso o tesoro (ii), a la característica del trabajo a modo de un tipo de riqueza (iii), a la dialéctica entre fuerzas productivas-forma de producción/relaciones sociales (iv), e incluso, llega a tensionar “labor” e “Historia” (v). Veamos: “[el] trabajo produce riqueza, excepto para sí, y no es él mismo riqueza(Mordejái Marx Levy, 1972b: 101;  Marx y Engels, 1973). Respecto a la contradicción entre tarea e historicidad, esculpe: “[todas] las formas anteriores de propiedad condenaban a la mayor parte de la sociedad a ser simples instrumentos de trabajo,

26 Un estudioso massmediático poco conocido (Bolz, 2006), deconstruye al seguidor de Adorno en atención a otros aspectos que no se vinculan con la actualidad de una teoría ácida como la del amigo de Engels.

27 La expresión no remite a ninguna moral o ética, sino que es sinónimo del laico “tener” que fue reemplazado para esquivar las redundancias que afean el estilo.

Document info
Document views78
Page views78
Page last viewedTue Dec 06 20:26:14 UTC 2016
Pages32
Paragraphs304
Words14184

Comments