X hits on this document

Word document

Edgardo Adrián López - page 5 / 32

85 views

0 shares

0 downloads

0 comments

5 / 32

[si] el lenguaje [es] una metainstitución de todas las instituciones sociales, [porque] la acción social sólo se constituye en la comunicación, [los] cambios de los sistemas sociales, que marcan épocas históricas, pueden captarse satisfactoriamente [como] resultados de procesos suprasubjetivos de aprendizaje en el [contexto] de la acción comunicativa (Habermas, 1988b: 257/258).

Respecto a los escollos del orden burgués de Estado, ventila que

[en] las condiciones modificadas del capitalismo tardío [cabe interrogarse si la] contradicción fundamental de la formación social [del régimen posburgués,] sigue actuando inalterada o si [...] ha [cambiado,] dando lugar a una formación social postcapitalista, [donde] la producción y apropiación de plusvalía están restringidas y modificadas por relaciones de poder [político] (Habermas, 1986: 48, 56).

El opositor a Heidegger, entiende que las barreras que enfrenta la teoría del valor se restringen a una “fase” concreta, la cual abarca el bautizado “régimen burgués liberal” (fines del siglo XIX y primera posguerra). Las más caras ideas del último Marx, tales como la de:

a.

las crisis cíclicas o sistémicas,

b.

la tendencia a la baja de la tasa de lucro,

c.

la regulación del salario por determinantes7 económicos,

d.

la subordinación del Estado al ámbito de la economía,

e.

la lucha de clases,

f.

la oposición capital-trabajo,

7 Esa es una de las mañas retóricas y discursivas estratégicas del pensador glosado, la que consiste en atribuir al amigo de Wolff, las versiones más lineales, mecanicistas, sencillas, simplificadas y simplificadoras, etcétera, de sus intérpretes ortodoxos, casi siempre soviético/leninistas, en vez de despejar una perspectiva desmarcada de esos automatismos. Y sin embargo, en simultáneo es hábil para interpolar visiones de Marx que guardan cierta originalidad, al menos en sus escritos tempranos.

En otro hojaldre de asuntos, no está de más aclarar que el muriente en Londres no planteaba que los salarios se establecieran en exclusiva por “determinantes” económicos y economicistas (!). Allí están la “presencia” o no de los sindicatos, gremios, asociaciones, etc., de las clases dominadas en particular y de los que perciben  ciertos “ingresos”, que son miembros de los grupos subalternos, en general, para manifestar que la presión política de los dirigidos que se organizan, también es un elemento notable en la fijación del nivel del “fondo de trabajo”.

(Habermas, 1995).

Document info
Document views85
Page views85
Page last viewedThu Dec 08 16:25:38 UTC 2016
Pages32
Paragraphs304
Words14184

Comments