X hits on this document

Word document

Leyendo día a Día en Timoteo y Tito - page 10 / 76

180 views

0 shares

0 downloads

0 comments

10 / 76

habido identificación con Cristo en su muerte. “Si sufrimos”, o sea, perseveramos hasta las pruebas y dificultades, “también reinaremos”. Él espera hasta recibir su trono, y hasta ese entonces nosotros persistiremos. “Si le negáremos” en el sentido de no darle el lugar que le corresponde en nuestras vidas, Él no nos reconocerá para un galardón. Finalmente, “si fuéremos infieles”, esto no cambiaría su fidelidad. Él actúa siempre de conformidad con su carácter, y esto implica retener el galardón de quien haya sido infiel.

2.14 al 26 Alejamiento de la verdad

Tenemos que llevar en mente siempre las verdades que ya conocemos; hay en las Escrituras el principio de la reiteración de la verdad divina; véase 2 Pedro 3.1. No podemos asumir una actitud pasiva ante el error, y aquí se le anima a Timoteo a tomar una posición en contra del error, advirtiendo en contra de él. Un reconocimiento de la importancia relativa del tiempo y la eternidad es un resguardo eficaz de perder tiempo en discusiones sobre palabras. Lo que no es para provecho tiende a extenderse y puede resultar en derribar lo que el Espíritu Santo ya realizó en nuestros corazones.

Timoteo tenía que ocuparse diligentemente en presentarse ante Dios como uno que había sido probado; no es cuestión de ganar la aprobación de hombres sino de Dios; véase Gálatas 1.10. Tenemos aquí una ilustración adicional, la del obrero que traza bien la palabra de verdad. La Palabra de Dios debe ser entendida con inteligencia espiritual, estrictamente de acuerdo con sus líneas de enseñanza; aquellos que enseñan deben manejar las Escrituras acertadamente.

Ya que es inevitable que la doctrina errada conduzca a la conducta errada, aquellos que corrompen la verdad van a progresar en la impiedad. Himeneo y Fileto estaban entre aquellos que afirmaban que la resurrección ya se había realizado, confundiendo la doctrina paulina de una resurrección futura del cuerpo con la experiencia cristiana de haber sido resucitado con Cristo; véase Colosenses 3.1. Sin embargo, la doctrina de la resurrección corporal está en todo el fundamento de la fe cristiana.

La referencia a una casa grande se hace a título de ilustración. Pablo está pensando en cualquier casa grande de su tiempo donde uno encontraría varios utensilios; el uso dado a cada cual sería conforme al material del cual fue hecho. Así es que hoy día cada creyente tiene su propia esfera de servicio y utilidad. Al hablar en el versículo 21 de “estas cosas”, probablemente el autor se refiera a las vanas palabras, 2.16, y los falsos maestros, 2.17. Mal puede referirse a otros vasos, ya que uno no se hace útil con limpiarse de ellos. El valor del utensilio está en su condición para ser usado y no en el metal o barro que lo conforma; los instrumentos son “para honra” por estar limpios y dispuestos.

3.1 al 9 Características de los postreros tiempos

En los versículos 2 al 4 se enumeran varios males; esta lista difiere poco del catálogo en Romanos 1. Pero si bien esta última demuestra la degeneración progresiva del pagano, la que figura aquí describe el cristianismo espurio con su forma de piedad. La lista comienza con amarse de sí mismo y termina con no amar a Dios. Se ha deificado al yo y destronado a Dios. Las características trazadas aquí muestran claramente el desacatamiento de los diez mandamientos; los hombres infringen el primero al ser amadores de sí mismos y no de Dios, al tercer por ser blasfemos, al quinto por desobedecer a sus padres, al séptimo por ser impíos, al noveno por hacer falsas acusaciones, y al décimo por ser avaros.

La primera característica es el amor a sí mismo, y está en contraste con las demandas del Señor Jesús sobre aquellos que deberían negarse a sí mismos para ser discípulos suyos; Mateo 16.24. Cristo mismo debe ser el primero, y por cierto debe ser todo. Debemos retar a nuestros propios corazones, acaso se nos contamine el espíritu de los tiempos. La segunda característica es el amor al dinero; si los hombres se aman a sí mismos, entonces el yo tiene

Document info
Document views180
Page views182
Page last viewedSat Dec 03 03:10:13 UTC 2016
Pages76
Paragraphs1287
Words46061

Comments