X hits on this document

Word document

Leyendo día a Día en Timoteo y Tito - page 12 / 76

229 views

0 shares

0 downloads

0 comments

12 / 76

aprovechar las oportunidades, sino para hacer que se presenten.

Tristemente, algunos creyentes se han cansado de las doctrinas puras del Nuevo Testamento, anhelando algo para consentir el intelecto y satisfacer la imaginación. Encontrarán una abundancia de maestros, así llamados, dispuestos a responder a sus demandas y complacer sus oídos.

Los tiempos se habían empeorado y la carrera de Pablo mismo llegaba a su fin. Por esto siguen cuatro imperativos más. Timoteo no debe dejar que nadie le domine indebidamente; debe estar dispuesto a sufrir contratiempos, porque sin duda va a encontrar persecución. Aunque sólo Felipe es llamado un evangelista en el Testamento, Hechos 21.8, a Timoteo se le manda hacer obra de evangelistas, interesado siempre por la salvación de aquellos con quienes tiene contacto. Además, este hombre debería llevar a cabo el servicio específico que le era encomendado, y esta responsabilidad reposa a la vez sobre nosotros hoy en día.

Luego Pablo señala sus circunstancias inmediatas, v. 6, repasa su vida, v. 7, y anticipa el futuro, v. 8. Toda su vida había sido presentada a Dios como un sacrificio vivo, y ahora en sus días finales él percibe la vida y la muerte como una oblación derramada sobre aquel sacrificio. Había llegado el momento de bajar la carpa, aflojar los amarres y enrumbarse al puerto eterno.

Habiendo peleado  la gran contienda, corrido la carrera y guardado exitosamente el corpus de la doctrina cristiana, Pablo tenía la confianza que le esperaba una corona de justicia. No era un monopolio suyo, ya que el mismo galardón está disponible a todos los que aman su manifestación, a saber su venida en gloria cuando vendrá a reinar en justicia. Este amor se demuestra al vivir aquí y ahora una vida de santidad práctica.

4.9 al 22 Demas, Marcos y Alejandro

Pablo menciona a ciertos colaboradores. Esta carta va dirigida a un particular y en cierto sentido trata de individuos. Se nombran no menos de veintitrés personas conocidas a Timoteo.

Demas, quien en Filemón 24 recibe reconocimiento como consiervo con Pablo, dejó al apóstol en la hora de soledad y necesidad. Fiel al principio de la ley moral de la gravedad, buscó aquello donde tenía sus afectos. Lucas el médico amado que había acompañado a Pablo en varios de sus viajes y estaba a su lado durante mucha de su primera enfermedad, se perfila ahora como el único compañero en esta hora de prueba. Marcos había emprendido el viaje con Pablo y Bernabé cuando joven, pero se echó para atrás según Hechos 15.38. Ahora se da buen testimonio de él. Siempre hay lugar para recuperarse, y es apropiado que el Espíritu Santo se haya valido de Marcos para registrar el Evangelio del Siervo Perfecto de Jehová.

¡Cuán intensamente personal es esta Epístola! Nótese la referencia al capote de Pablo, sus libros y especialmente “los pergaminos”.

Hay siempre aquellos que se oponen a la verdad, y Timoteo debía cuidarse de Alejandro, porque este se había opuesto a Pablo en obra, v. 14, y en palabra, v. 15. En vez de desear una venganza personal, el apóstol deja con el Señor la cuestión de una represalia – y así debemos hacer nosotros en una situación parecida.

Entonces el apóstol alude a su juicio recién realizado en Roma. Nadie se presentó para hablar en defensa de él. Nótese el espíritu de Cristo en Pablo, haciéndonos recordar a Esteban ante aquellos que le estaban apedreando, Hechos 7.60. Con todo, Uno estaba a su lado, Aquel que ha prometido estar siempre con los suyos, Hebreos 13.5. Con el poder que el Señor le dio, y a la luz de su salvación de Nerón, Pablo pudo cumplir su ministerio en el evangelio después de su primer juicio. Si de esta manera había sido libertado de la muerte, v. 17, entonces en el v. 18 él está considerando el martirio que le espera como una liberación de sus enemigos.

Document info
Document views229
Page views231
Page last viewedSat Dec 10 01:52:34 UTC 2016
Pages76
Paragraphs1287
Words46061

Comments