X hits on this document

Word document

Leyendo día a Día en Timoteo y Tito - page 2 / 76

191 views

0 shares

0 downloads

0 comments

2 / 76

el prospecto de la soberanía: Cristo el Rey, 6.14 al 16

1.1 a 11 El encargo de Pablo a Timoteo

Dios aporta carácter a esta Epístola en su papel de Salvador. Su salvación aquí es en un sentido amplio, extendiéndose mucho más allá de la redención del creyente de la triste consecuencia del pecado, alcanzando el destino de la gloria sin fin.

En el v. 1 Pablo llama la atención a su autoridad para insistir en conservar el orden divino en la iglesia. Había sido constituido un apóstol de Cristo Jesús por mandamiento de Dios, y fue en este carácter que le dio el encargo especial a Timoteo, cual genuino hijo en la fe. Las condiciones de la comisión eran, en lo negativo, a exigir de los falsos maestros desistir de su enseñanza subversiva y, en lo positivo, asegurarse de la debida observancia de las modalidades espirituales en la casa de Dios, la asamblea.

Él usa una palabra fuerte a hablar de “mandar”. No se trata de una solicitud o petición, sino de una orden, un mandato, una palabra pronunciada con voz de autoridad. El cumplimiento de este mandato resultaría en callar la enseñanza falsa y también en promover el amor de un corazón puro, una conciencia buena y una fe genuina, v. 5.

La mención tierna de Timoteo como su “verdadero hijo en la fe”, v. 2, revela algo del afecto que Pablo tenía para los varones jóvenes, especialmente ahora que el anciano apóstol estaba acercándose al final de su vida para Dios en la tierra.

Los falsos maestros con quienes Timoteo debería tratar estaban empeñados en instruir en la ley, y la tal enseñanza iba directamente en contra del cristianismo, el cual se basa en el principio de la gracia pura. Hoy día hay un solo uso legítimo de la ley, a saber, de convencer a uno con respecto a su pecado. La regla de vida del cristianismo es, en cambio, el mismo Cristo resucitado y ascendido.

“La sana doctrina”, una verdad importante de la Epístola, se menciona en el v. 10, y esto concuerda con el evangelio de la gloria el Dios bendito.

En contraste con un Dios severo que impone su ley, dictando a los hombres un código de condenación, le vemos ahora actuando con nosotros en una plenitud de gracia como el Dios “agradable”, declarando en las buenas nuevas de salvación la perspectiva de una gloria sin fin. Para el creyente, entonces, ¡hay gracia y gloria a la vez!

1.12 al 20 Pablo un patrón

Habiendo hablado del “evangelio de la gloria del Dios bendito”, encomendado a él, ahora Pablo expresa su profunda gratitud a Dios por el privilegio inmenso de ser contado fiel, y ser designado para este servicio santo, fortalecido internamente para la tarea onerosa por Cristo Jesús, Señor nuestro. Y todo esto fue aun más estupendo cuando consideraba sus propios antecedentes y actividades – un blasfemo, poseído de un celo feroz a exterminar a los cristianos, tratando esta nueva religión del cristianismo como una amenaza creciente a la fe judía de sus padres. Él actuaba sinceramente, aun cuando en incredulidad e ignorancia.

Pero ahora ensalzaba la misericordia y la gracia de Dios desplegadas abundantemente hacia él, sin afectación “el primero de los pecadores”. La inferencia era que no había nadie demasiado vil o pecaminoso para ser alcanzado y salvado por la gracia divina, de manera que se puede confiar de un todo en la declaración paulina que “Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores”; es digna de ser aceptado por todos, v. 15.

Pablo recibió misericordia, no sólo para la salvación de su propia alma, sino para ser un patrón (un boceto en perfil) que desplegaba la longanimidad de Cristo para “los que habrían de creer en él para vida eterna”. Con esto prorrumpe en alabanza al Autor de esta salvación tan grande: “al Rey de los siglos, inmortal, invisible, al único y sabio Dios, sea honor y gloria

Document info
Document views191
Page views193
Page last viewedSun Dec 04 23:07:22 UTC 2016
Pages76
Paragraphs1287
Words46061

Comments