X hits on this document

Word document

Leyendo día a Día en Timoteo y Tito - page 23 / 76

214 views

0 shares

0 downloads

0 comments

23 / 76

muchísimas advertencias sobre los días malos por delante. Una y otra vez se subraya la idea de que la rectitud (o falta de ella) de una doctrina se comprueba por la vida que produce en sus seguidores.

No es difícil entender la razón por este cambio en el carácter del ministerio escrito del apóstol. Él dirigió sus primeras epístolas a nuevos convertidos y asambleas más o menos recién establecidas; por lo tanto, hacía falta una buena instrucción en la doctrina.

Pero, cuando Pablo se sentó a escribir estas tres últimas cartas, muchos factores nuevos habían empezado a manifestarse entre los santos. Algunos de los que habían confesado fe con mucho brillo no la habían puesto en evidencia en su vida posterior. Otros corrieron bien por un tiempo, pero ya quedaban postrados al lado de la pista. Y no pocos eran aquéllos de quienes se había esperado mejores cosas pero resultaron ser sembradores de problemas y desacuerdos en las asambleas. Pablo conoció a todos éstos cuando escribió, y es muy aparente que los tales estaban en sus pensamientos mientras redactaba las cartas.

7 Paralelos con 1 y 2 Pedro

Hemos venido estudiando el carácter del ministerio de Pablo en estas últimas cartas suyas, notando algunas diferencias entre ellas y las de fechas anteriores. Quizás sería interesante dirigir nuestros pensamientos ahora a las cartas de su coapóstol Pedro.

Es bastante probable que Pedro escribió sus cartas poco después que Pablo envió las suyas a Timoteo y Tito. Pedro también estaba pensando en su partida que se acercaba cuando escribió; 2 Pedro 1.13 al 15. Por consiguiente podemos esperar ver en ellas cosas que ese gran siervo de Cristo consideró necesarias para despertar con exhortación el limpio entendimiento de los creyentes antes de irse él, 2 Pedro 3.1.

Una comparación de los últimos mensajes de Pablo muestra que los de Pedro son del mismo tono. Pedro hace hincapié en el comportamiento y advierte que habrá maestros falsos y otros peligros en los tiempos postreros; esto es también el caso en 1 y 2 Timoteo. Sin embargo, hay una diferencia notable. Pedro se refiere varias veces a la persecución feroz que comenzó en el intervalo; tanto Pablo como Pedro murieron en el curso de esta misma vejación.

Pedro dirigió sus epístolas a los santos del Asia entre otros, 1 Pedro 1.1. Esta era la provincia cuya capital fue Éfeso. Considerando que Timoteo estaba en Éfeso cuando Pablo le envió estas cartas, vemos otro eslabón que une las escrituras citadas.

8 La asamblea de Éfeso

Sin embargo, es solamente uno de los muchos enlaces de este orden que existen en el Nuevo Testamento; mucho del Testamento guarda una u otra relación con Éfeso y sus contornos. Uno puede entender la epístola a los efesios mucho mejor si al leerla guarda en mente su conexión con otras secciones de las Escrituras.

Para empezar, tenemos en Hechos una historia de la gran obra que Pablo realizó allí. En una ocasión, Hechos 16.6, “les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia”. Después, Pablo visitó la ciudad brevemente, 18.19 al 21, y luego volvió para llevar a cabo el servicio más largo, más difícil y más fructífero de toda su carrera. Durante su estadía en esta ocasión “todos los que habitaban en Asia ... oyeron la palabra del Señor Jesús”, Hechos 19.10, porque le fue abierta una puerta “grande y eficaz”, 1 Corintios 16.9, no obstante los muchos adversarios. Las dificultades causadas por estos adversarios se narran en Hechos 19 desde el punto de vista exterior, y en 2 Corintios 1.8 al 10 desde el punto de vista interior.

Pasamos ahora a Hechos 20.16 al 38 donde encontramos a Pablo reunido a propósito con los ancianos de la asamblea de Éfeso cuando iba de viaje a Jerusalén. Su discurso solemne en esta ocasión se reproduce ampliamente, incluyendo sus advertencias sobre los peligros externos e internos y también la remisión “a Dios y a la palabra de su gracia”. En ambos puntos su prédica a esos sobreveedores prefiguró el carácter del ministerio que escribiría años

Document info
Document views214
Page views216
Page last viewedThu Dec 08 06:37:35 UTC 2016
Pages76
Paragraphs1287
Words46061

Comments