X hits on this document

Word document

Leyendo día a Día en Timoteo y Tito - page 40 / 76

240 views

0 shares

0 downloads

0 comments

40 / 76

apostólica en las listas de cualidades presentadas en 1 Timoteo 3 y Tito 1. De la mayoría de los ancianos de quienes leemos en las Escrituras, nada se dice de cómo fueron designados. Hubo ancianos en la iglesia de Jerusalén en la fecha temprana de Hechos 11.30; ellos vuelven a figurar, trabajando siempre al lado de los apóstoles, en Hechos 15.2,4. Cómo llegaron a ser ancianos, no se dice. También los hubo en la asamblea efesia en la ocasión de Hechos 20.17,28. La única información en cuanto a su origen es que habían sido puestos por el Espíritu Santo.

Es cierto que leemos en Hechos 14.23 que Pablo y Bernabé constituyeron ancianos en ciertas asambleas, pero éstas fueron las mismas iglesias que ellos dos habían plantado unos meses antes, y tal hecho era de esperar. ¿Quién mejor podría señalar aquéllos capaces de tomar las riendas, que los siervos del Señor que habían visto formados los testimonios como fruto de su propia labor? Si tal pasaje constituye evidencia que sólo un apóstol podría designar los ancianos, también sería fácil probar que ninguno sino los apóstoles podría establecer una asamblea nueva.

Aun más importancia se da a veces al hecho, ya mencionado en estas Notas, que fue Pablo quien mandó a Tito establecer ancianos en Creta, y que por lo tanto éste lo hizo como delegado apostólico. Que Pablo hizo así es cierto. Pero si hacemos mucho hincapié en esto, ¿por qué no designó luego Tito a otro, y éste a otro más, estableciendo así una orden de sucesión apostólica?

Debemos más bien observar la manera en que Pablo encomendó ciertas cosas a la responsabilidad de Timoteo en 1 Timoteo 1.18: “Este mandamiento ... te encargo ...” Luego, él exigió que a su vez él las pasara a otros: “Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar a otros”, 2 Timoteo 2.2. O, ¿sería correcto decir a la luz de Tito 1.5 que hoy día no se puede corregir lo deficiente en asamblea alguna porque no hay apóstol ni su delegado quien lo haga?

37 Ancianos en Israel

Un hecho interesante en la historia de Israel es que ese pueblo siempre contaba con “ancianos” entre su número desde el tiempo en que eran esclavos hasta los días apostólicos, pero nunca nos dicen las Escrituras cómo fueron escogidos. “Dijo Dios a Moisés ... Vé y reúne los ancianos de Israel”, Éxodo 3.16. “Festo expuso al rey ... se me presentaron los principales sacerdotes y los ancianos de los judíos ...”, Hechos 25.15.

Alguien dirá que Moisés, por mandato de Dios mismo, designó setenta ancianos en el desierto. No, no hizo tal cosa. Lo que hizo fue escoger de entre los que ya eran ancianos setenta para repartir con él las responsabilidades mayores. “Entonces Jehová dijo a Moisés: Reúneme setenta varones de los ancianos de Israel, que tú sabes son ancianos del pueblo y sus principales: ... y reunió a los setenta varones de los ancianos del pueblo, y los hizo estar alrededor del tabernáculo”, Números 11.16,24.

Compaginando todos los pasajes relativos al tema, uno observa dos puntos que casi no pueden ser negados:

Siempre ha sido el deseo de Dios que hubieran ancianos para ejercer el liderato entre su pueblo.

La manera como éstos sean reconocidos es comparativamente de menos importancia que el hecho de que ellos sean hombres idóneos en cuanto a su carácter, habilidad y celo en descargar sus deberes.

Por supuesto, es malo cualquier arreglo humano que excluya o impida la operación del Espíritu Santo en poner estos sobreveedores, como dice Hechos 20.28.

Un punto antes de continuar el tema: El obispo y el anciano son la misma persona cuando se usan estos términos en relación con la asamblea en el Nuevo Testamento. Esto queda más allá de la duda cuando se nota el intercambio entre las dos palabras en Hechos 20 y Tito 1.

Document info
Document views240
Page views242
Page last viewedSun Dec 11 03:10:36 UTC 2016
Pages76
Paragraphs1287
Words46061

Comments