X hits on this document

Word document

Leyendo día a Día en Timoteo y Tito - page 44 / 76

202 views

0 shares

0 downloads

0 comments

44 / 76

Lago de Sal en Estados Unidos. Estos están permanentemente estancados y sus aguas son tan saladas que no son potables. Y es triste que se encuentren en todas partes creyentes que son así. Mucho reciben pero nada dan, y el resultado es que se encuentran tan estancados como esos lagos salados. Ellos asisten a las reuniones y parecen prestar atención, pero ni pública ni privadamente se los encuentra dando ayuda espiritual a otros, ni haciendo su parte para evangelizar al inconverso. Uno se pone a veces a pensar cómo ellos rendirán cuenta ante el tribunal de Cristo.

44 El buen ministro

Vamos a considerar el pasaje mencionado: 1 Timoteo 4.6 al 16. Empieza con “un buen ministro de Jesucristo”, y esta frase podría ser su título. Podríamos dibujar un retrato hablado de este buen ministro al reflexionar en las muchas cosas “buenas” de las cuales habla la Epístola. Este buen ministro:

principió con una buena profesión, 6.12

guarda y predica una buena doctrina, 4.6

practica las buenas obras, 5.25

adquiere un buen testimonio de los que están afuera, 3.7

mantiene una buena conciencia, 1.5,19

se dedica mucho a aquella cosa buena que es la oración, 2.1 al 3

se dedica a otra cosa buena que es la piedad en la casa, 5.4

milita buena milicia, 1.18

gana un grado honroso y bueno, 3.13

atesora un buen fundamento para tiempo venidero, 6.19

Pero, ¿qué destaca este mismo versículo, el 4.6, como señal del buen ministro de Jesucristo? Dice que es uno que enseña a sus hermanos. ¿Les enseña qué? Pues, primero, acerca de los tiempos malos por delante, los cuales el apóstol menciona en los versículos anteriores. Un buen ministro o siervo de Jesucristo no titubeará en dar aviso, no obstante lo desagradable que sea. Dejar de hacerlo sería incurrir en la culpa del guardián infiel de Ezequiel 3.18.

Pero la mente va más para atrás y piensa en las cosas del capítulo 3, especialmente en el 3.14: “esto te escribo”. Nuestro ministro no debe tener un solo enfoque; un buen ministro tratará temas positivos y también negativos. Observe la frecuencia con que se hablan de “estas cosas” en los capítulos 4 al 6. En el 5.21 la frase se refiere a todo lo que el libro enseña: “Que guardes estas cosas sin prejuicios”.

45 La disciplina propia

En la primera de las dos partes del mensaje, 4.6 al 10, tres palabras se destacan. Son dibujos hablados o expresiones muy figurativas, como aquéllas de las cuales hablamos anteriormente en estas Notas. Son:

nutrido, 4.6

ejercítate, 4.7

sufrimos oprobios, 4.10

En vez de ejercítate, creo que el sentido más exacto en el 4.10 es “contendamos”. Uniendo las tres, encontramos una vez más la ilustración que Pablo usa con cierta frecuencia: el atleta y el luchador en los juegos deportivos tan conocidos en aquel entonces en Grecia y otras partes. A los tales hacían falta la buena nutrición y el entrenamiento para estar en condiciones de contender.

Document info
Document views202
Page views204
Page last viewedTue Dec 06 20:39:56 UTC 2016
Pages76
Paragraphs1287
Words46061

Comments