X hits on this document

Word document

Leyendo día a Día en Timoteo y Tito - page 45 / 76

284 views

0 shares

0 downloads

0 comments

45 / 76

Todo esto tiene su contrapartida en el caso del atleta cristiano. Él también debe cuidar su alimentación, nutriéndose con “las palabras de la fe y de la buena doctrina”, 4.6. Si se ha contentado con apenas saborear la comida a que se refieren los primeros versículos del capítulo, se encontrará con pocas fuerzas para el certamen. Si por disciplina propia y entrenamiento él no se ha despojado del peso superfluo, difícilmente ganará el premio.

La segunda sección, 4.11 al 16, principia con una exhortación que debe ser leída cuidadosamente y a la luz de los versículos que siguen. De otro modo no vamos a entender qué quiere decir el apóstol con, “Ninguno tenga en poco tu juventud”. Si arrancamos estas palabras de su contexto, algún joven de actitud malsana podría presentarlas como una excusa para oponerse a la sana dirección de los ancianos. Hay que recordar, sin embargo, que en el capítulo anterior el autor habló del neófito que bien podría envanecerse y caer en la condenación del diablo.

Entonces, ¿cómo quiere Pablo que se comporte Timoteo para que ninguno desprecie su juventud? No hay una sola contestación sino varias en los versículos que siguen. En la misma oración se agrega: “Sé ejemplo de los creyentes en

palabra

conducta

amor

espíritu

fe

pureza”.

O sea, “Compórtate de tal manera que nadie podrá criticar tu conducta”. Y luego:

4.13 ocúpate en servicio

4.14 no te olvides que Dios te puso en la obra y que hombres mayores que éstos, y tan sabios como cualquiera de ellos, mostraron su aprobación al ponerte las manos

4.15 déjalos ver tu aprovechamiento

4.16 piensa en los frutos que tu trabajo tendrá, tanto en otros como en ti mismo.

Si se da la debida consideración a todo esto, no habrá mucha dificultad en entender la exigencia que ninguno tenga en poco su juventud.

Quinto: La salvación y las buenas obras en Tito

46 La condición en Creta

Hasta aquí en nuestras Notas nos hemos ocupado principalmente con 1 Timoteo. No hemos agotado aquella porción del tema, pero de todos modos sería aconsejable pasar a las otras dos cartas.

La inclinación natural sería ver 2 Timoteo antes de Tito, porque en ese orden ellas figuran en nuestras biblias. Sin embargo, 1 Timoteo y Tito fueron escritas casi a la vez, y antes del último encarcelamiento de su autor. 2 Timoteo, en cambio, fue escrita poco antes del fin de su destierro, y es el último de sus escritos que tenemos. Nos parece mejor considerar las cartas en el orden en que su autor las preparó.

Hay otra razón para considerar a Tito antes. La epístola para Tito, como la primera carta a Timoteo, trata mayormente la condición y necesidades del pueblo del Señor entre el cual se encontraba el hermano a quien fue dirigida. Ya hemos observado, en cambio, que 2 Timoteo es de un carácter más personal y menos oficial. Siendo así, no tenemos que tardar mucho en

Document info
Document views284
Page views286
Page last viewedThu Jan 19 11:32:22 UTC 2017
Pages76
Paragraphs1287
Words46061

Comments