X hits on this document

Word document

Leyendo día a Día en Timoteo y Tito - page 47 / 76

210 views

0 shares

0 downloads

0 comments

47 / 76

derivaciones figuran en las varias Epístolas dieciséis veces, y diez de éstas se encuentran en las cartas pastorales que estamos estudiando. Seis veces lo encontramos en Tito.

Tanto al joven como al maduro se le exhorta a la seriedad. En el 2.12 se ligan la seriedad, justicia y piedad, diciendo que estas tres virtudes son el resultado de haber sido instruido por la gracia de Dios.

El énfasis que se da a esta virtud no nos sorprenderá si consideramos el 3.3: “porque nosotros en otro tiempo éramos insensatos, rebeldes, extraviados”. Allí se encuentra una lista de todo lo opuesto que caracterizaba al pueblo de Dios antes de ser convertidos. Además, la sobriedad era cosa muy opuesta al carácter del pueblo de Creta según decía Epiménedes; Pablo confirmó su dicho en 1.12,13, “Los cretenses siempre mentirosos, malas bestias”.

Pero lo que algunos no ven tan prestamente es que estas exhortaciones a la sobriedad nunca han hecho tanta falta al joven y al maduro entre el pueblo de Dios como en estos tiempos. Es así, y si fueran cumplidas en nosotros, el testimonio entre los inconversos tendría más peso, ya que ellos se dejan influenciar mucho por lo que oyen de nosotros, sea esto para bien o para mal.

Esta instrucción práctica recibe todavía más énfasis en la Epístola por las repetidas refe-rencias a las buenas obras. La piedad caracteriza a 1 Timoteo y las buenas obras (las manifestaciones exteriores de la piedad) reciben mayor atención en Tito.

Las encontramos seis veces, y en relación con:

el comportamiento de los falsos profesantes, 1.16

el comportamiento de Tito mismo, 2.7

el comportamiento de los salvos en general, 2.14, 3.8

el comportamiento de los creyentes de Creta en particular, 3.1,14

En cuanto a la primera de estas citas, haremos mención de paso de un punto: No nos expresamos de una manera estrictamente escrituraria al decir a los inconversos que sus buenas obras no los salvarán. Es bíblico decir que la salvación no es “por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho”, pero el Nuevo Testamento nunca habla de una persona inconversa haciendo buenas obras. Más bien se usa el término sólo para las personas salvas, y en cuanto a las que no son convertidas Tito 1.16 dice que son “reprobadas en cuanto a toda buena obra”.

Ahora, las “buenas obras” no deben ser el monopolio de unos pocos supersantos, sino la señal de todo creyente. Cada uno de los tales ha sido “creado en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas”, Efesios 2.10. En el Nuevo Testamento la primera mención de ellas es la exhortación general de Mateo 5.16, “Alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos”. La última mención es parecida: “... manteniendo buena vuestra manera de vivir entre los gentiles, para que en lo que murmuran de vosotros como malhechores, glorifiquen a Dios en el día de visitación, al considerar vuestras buenas obras”, 1 Pedro 2.12.

49 La vida cotidiana

Entonces, ¿qué son estas “buenas obras?” ¿El bautismo? ¿La celebración de la Cena? ¿La predicación del Evangelio? Estas son buenas obras sin duda, pero no es a ellas que las Escrituras se refieren al usar el término.

El primer hecho específico al cual se aplica la expresión es el ungimiento de Cristo por María de Betania, Mateo 26.10. Cristo dijo que había hecho con él una buena obra, y según Marcos, había hecho lo que podía. El próximo se encuentra en Hechos 9.36 al 39 donde se habla de la bondad de Dorcas para con los pobres. Juntando estos dos ejemplos, vemos que Dios llama buenas obras los hechos que emanan del amor hacia Cristo y hacia nuestro prójimo. Puede

Document info
Document views210
Page views212
Page last viewedThu Dec 08 00:22:28 UTC 2016
Pages76
Paragraphs1287
Words46061

Comments