X hits on this document

Word document

Leyendo día a Día en Timoteo y Tito - page 53 / 76

222 views

0 shares

0 downloads

0 comments

53 / 76

2 Timoteo, siendo ejemplos Himeneo y Fileto.

Pero deseamos considerar más ampliamente el retrato tripartito que se esboza en 2.3 al 6. Este retrato se basa en el mandamiento del versículo 3: “Sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo”. En cada uno de los tres versículos que siguen se da a entender algo sobre cómo serán estas penalidades:

2.4: Habrá que abstenerse de la indebida ocupación en asuntos ajenos.

2.5: Habrá que obedecer cuidadosamente ciertas leyes.

2.6: Habrá que trabajar sin cesar.

58 El creyente como soldado

El soldado que milita no debe tener muchos intereses extraños; el atleta debe ceñirse a las reglas que rigen el certamen; el granjero debe aplicarse a todo pulso. La persona deseosa de guardar su servicio aceptable en cada uno de estos aspectos debe estar dispuesta a sufrir penalidades, porque se encontrará opuesta a tres enemigos antiguos:

el mundo que quiere entremeterle en sus enredos

el diablo quien le seducirá con astucia, como hizo con Eva

la carne que le constreñirá a no esforzarse sobremanera

Nuestras biblias hablan de soldado tanto en versículo 3 como en el 4, pero las palabras no son las mismas en el griego. La del 2.3 es la palabra corriente para “soldado” en el Nuevo Testamento, pero en el 4 la idea es estrictamente el que milita, o sea, el que está en la lucha y no en el cuartel. La diferencia es importante porque se permite mucho al hombre asignado a la base militar que no se permite en la línea de batalla; se ha fusilado más de uno por haber hecho ante el enemigo cosas que hubieran recibido apenas un castigo ligero en tiempo de paz.

Nuestra posición es precisamente esta misma. Estamos en guerra, y no apenas ensayando por si acaso la guerra se presente. Aparentemente muchos entre el pueblo del Señor no entienden esto, y merecen la reprensión que Santiago da: “¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios?” En lenguaje moderno, son de la quinta columna.

La expresión en el 2.4, “aquel que lo tomó por soldado”, nos presenta otro pensamiento interesante. El que milita no es el comandante en jefe, ni siquiera un general, sino un soldado raso. Algunos de nosotros nos imaginamos aptos para cosas muy superiores a las que nos son permitidas, y haríamos grandes cambios si nos tocara el arreglo de las fuerzas del Señor. No nos olvidemos de que el solo hecho de ser miembro del ejército es un gran honor. Si no fuera por la misericordia del Señor, nos encontraríamos aún en las filas de Satanás, conteniendo contra Dios. Así, mejor estar contentos con el puesto que nos ha sido asignado.

59 Los negocios de la vida

Otra palabra sugestiva en el 2.4 es enredarse. Literalmente, “entretejido”. La mayoría del pueblo de Dios tiene que ocuparse durante mucho tiempo en “los negocios de la vida” para ganar su pan diario. Por cierto, el apóstol les exhorta cumplir diligentemente con este deber. Con todo, ningún creyente debe permitirse estar “enredado” en las tales cosas, o, en otras palabras, dejar que su corazón se ocupe de ellas. Si nuestros corazones son fieles a Aquel a quien servimos, no nos encontraremos indebidamente interesados en otra cosa alguna. Ni tampoco trataremos con ligereza ninguna de sus reglas (versículo 5) ni malgastaremos el tiempo que es para su servicio (versículo 6).

Es lamentable oir a veces de creyentes que atribuyen a una “segunda bendición” la devoción que ellos tienen para el Señor, cuando a la vez los tales andan en desobediencia a uno y otro de sus mandamientos sencillos. Estos deben saber que jamás van a recibir corona si no contienden legítimamente. Triste también será el susto de esos granjeros que se limitan a ser sólo terratenientes, que no hacen otra cosa que criticar cuando otros tienen que hacer su

Document info
Document views222
Page views224
Page last viewedFri Dec 09 08:30:17 UTC 2016
Pages76
Paragraphs1287
Words46061

Comments