X hits on this document

Word document

Leyendo día a Día en Timoteo y Tito - page 55 / 76

257 views

0 shares

0 downloads

0 comments

55 / 76

61 El vaso limpio

Nos queda por considerar todavía otro cuadro instructivo. Hay en 2 Timoteo 2.20,21 el ejemplo de un vaso en una casa grande que cuenta con muchos de ellos.

De tiempo en tiempo hay discusiones sobre qué representa la casa grande, y en las tales muchas veces se da expresión a explicaciones muy dudosas. Pero en verdad no es necesario que esta casa tenga algún significado en particular, ya que ella compone apenas el fondo del cuadro. No se compara el varón de Dios a la casa, sino al vaso en la casa. Se habla de una casa grande por la sencilla razón que una vivienda pequeña, o una choza humilde, no tendría la gran variedad de envases hechos de diferentes materiales, que la ilustración necesita. En una casita habría quizás vasos de barro o madera pero no de oro ni de plata.

Nuestro pasaje no es, por supuesto, el único en el cual se asemeja el creyente a un vaso; la comparación es común en las Escrituras. Pablo mismo fue llamado en su conversión “un vaso escogido”. Él mismo dijo de sí y de otros, “Tenemos este tesoro en vasos de barro”, 2 Corintios 4.7. Sin embargo, es notable que en este último pasaje se hable de todos los vasos como de barro; la razón es “para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros”. En cambio, en 2 Timoteo 2.20 encontramos vasos hechos de distintos materiales, cada cual según su propia función.

Hay, sin embargo, otra distinción trazada entre los varios vasos en el 2.20, además de la de su material. Algunos son para usos honrosos y otros no. Muchos comentarios escritos sobre este punto corren paralelos a la diferencia que ya tratamos; se dice que los vasos de oro y plata tienen usos honrosos y los de madera y barro tienen usos viles. Puede ser, pero el versículo no lo dice. Por cierto, la y (“y unos son para ...”) da a entender que no es así, y la exhortación en el 2.21 (“si alguno de limpia de estas cosas …”) evidentemente se basa en sólo la segunda distinción. Es decir, limpiar un vaso de cualquier material puede hacerlo apto para usos más honroso; ningún esfuerzo para limpiar un vaso de madera lo convertirá en oro, ni cambiar uno de barro en vaso de plata. Pero, la suciedad podría corromper un vaso de oro o de plata, y así dejarlo no apto para uso, tanto como si fuera de madera o barro.

El Maestro de la casa grande es dueño de todos los vasos indistintamente, y cada uno de ellos tiene su propio uso. Quizás la mayoría de nosotros no lleguemos a ser en esta vida más que vasos de barro, pero es todavía nuestro privilegio y deber limpiarnos de todo lo que es vil. Un vaso hecho de barro, pero limpio, es más “útil al Señor” que uno que es de oro pero sucio.

62 Algunos vasos sucios

Ahora bien, en vista de que el punto aquí en 2.20,21 es la limpieza, vemos algo más en los versículos 4 al 6 y el versículo 15 que estábamos estudiando antes. Hemos dicho que 2.4 al 6 trata la cuestión de no enredarse, o de guardar el corazón recto, mientras el 2.15 trata la habilidad o mente recta. Bien; estos versículos, 2.20,21, tratan de nuestra conducta y nuestros compañeros; diremos que hablan de guardar los pies rectos.

Cuando unimos estos tres —el corazón, la mente y los pies— ellos nos hacen pensar en las palabras de Éxodo 12.9 en cuanto al cordero pascual; dice que los israelitas comerían “su cabeza con sus pies y sus entrañas”. Su gran antitipo, Cristo, fue perfecto en cada uno de los tres, e indiscutiblemente nuestro desarrollo en ellos será proporcional a nuestra participación en Él. En 2 Timoteo tenemos ejemplos de personas que fracasaron en cada uno:

El corazón de Demas estaba mal cuando amó este mundo; 4.10.

Las mentes de Himeneo y Fileto estaban mal, sin duda, cuando enseñaron que la resurrección ya se había realizado; 2.18.

Los pies de Figelo y Hermógenes se habían dirigido en rumbo equivocado cuando ellos, y otros, abandonaron a Pablo; 1.15.

Es de interés especial el caso de Himeneo y Fileto, 2.17,18, ya que el pasaje sobre los vasos que estamos considerando sigue la mención de estos hombres. Evidentemente ellos

Document info
Document views257
Page views259
Page last viewedTue Jan 17 03:04:01 UTC 2017
Pages76
Paragraphs1287
Words46061

Comments