X hits on this document

Word document

Leyendo día a Día en Timoteo y Tito - page 59 / 76

224 views

0 shares

0 downloads

0 comments

59 / 76

emplea más bien grámma. Esta grámma significa literalmente las letras del abecedario, como en Lucas 23.38 (“letras griegas, latinas y hebreas”), y en ninguna otra parte se la emplea para referirse a las Escrituras excepto en cuanto a los “escritos” de Moisés en Juan 5.47. El empleo del término aquí bien puede sugerir que la mamá de Timoteo usó “Las Sagradas Letras” para enseñar su hijo a leer. Al hacerlo, dejaría en su mente tierna impresiones que jamás serían borradas.

¡Qué contraste hay entre estas dos mujeres y las mujercillas de 3.6,7, quienes buscaron sus enseñanzas de una fuente errada! Y qué contraste sería también el hogar de Timoteo con el estado de cosas en 3.2,3, porque allí había una falta de afecto natural o paterno, y había hijos desobedientes a sus padres. Recuerdos de aquel hogar y de aquellos familiares serían para él un freno y un estímulo en toda la vida.

Estas referencias a lo que Timoteo había aprendido de su mamá, su abuela y de Pablo nos conducen a otra consideración. La salvaguarda más grande de todas son las Escrituras mismas. Ellas no sólo pueden preparar al varón de Dios con todo lo necesario para hacerle sabio para la salvación, 3.15,17; también proveen todo lo necesario para el mantenimiento de su testimonio y de “buenas obras”.

Que nosotros, viviendo en medio de los peligros y dificultades de los postreros días, busquemos en estas mismas Escrituras la dirección y el estímulo que tanta falta nos hacen.

68 Guardar y predicar la Palabra

Hemos notado los males de los postreros días y las dificultades que presentan para el varón de Dios; hemos visto también lo que hay para protegerle en estas circunstancias. Así, veamos el párrafo 4.1 al 8, que es el tercero en esta sección de 2 Timoteo. Allí encontramos las actividades y el testimonio que él realiza en estas circunstancias tan adversas.

Su asignación es de predicar la Palabra, y Pablo la pone delante de Timoteo como un solemne encargo. Es el último de tres encargos en estas epístolas, todos ellos expresados en lenguaje parecido. Veámoslos, para notar cómo se asemejan y cómo se distinguen:

1 Timoteo 5.21 Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, y de sus santos ángeles escogidos, que guardes estas cosas

1 Timoteo 6.13,14 Te mando delante de Dios ... y de Jesucristo que dio testimonio de la buena profesión delante de Poncio Pilato, que guardes el mandamiento

2 Timoteo 4.1,2 Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, que prediques la palabra.

En cada caso Pablo encarece o manda, y siempre delante de Dios y el Señor Jesucristo. Pero en cada caso se agrega una exigencia diferente:

En 5.21 pensamos en los ángeles escogidos, probablemente a causa de su interés actual en el testimonio del pueblo del Señor y en todo nuestro bienestar, 1 Corintios 11.10, Hebreos 1.14, 1 Pedro 1.12

En 6.13 pensamos en la escena antes del Calvario cuando Cristo mantuvo buen testimonio frente a Pilato

En 4.1 de la Segunda Epístola pensamos en el futuro, en la venida de Cristo cuando nuestro servicio será evaluado y premiado

Cada uno de éstos forma una buena base para la exhortación que sigue, llamando la atención nuestra además de la de Timoteo. Las exhortaciones son diferentes en sus referencias, y no sólo en sus palabras. Los tres mandamientos cubren casi toda la vida del siervo de Dios:

“que guardes estas cosas”, 5.21, forma parte de un pasaje sobre asuntos de la asamblea

“que guardes el mandamiento”, 6.14, se liga con los versículos 11 y 12 de aquel capítulo en la Primera Epístola, los cuales se relacionan con la conducta de Timoteo personalmente

“que prediques la palabra”, 2 Timoteo 4.2, trata del testimonio público.

Document info
Document views224
Page views226
Page last viewedFri Dec 09 11:47:58 UTC 2016
Pages76
Paragraphs1287
Words46061

Comments