X hits on this document

Word document

Leyendo día a Día en Timoteo y Tito - page 65 / 76

231 views

0 shares

0 downloads

0 comments

65 / 76

1 Corintios 3.16,17. Cristo es Cabeza y Señor sobre ella.

Las dos características sobresalientes de la casa son la disciplina y el amor. Especialmente en 1 Corintios, Pablo gira instrucciones en cuanto al orden y disciplina en la casa de Dios. Expone dos razones: Primeramente, es templo de Dios, como hemos observado. La casa tiene que estar limpia. En segundo lugar, el pecado es como la levadura; obra a escondidas y tiende a expandirse, 5.6 al 8. Se puede frenar su actividad sólo por el efecto contrario de la sal y el fuego. Y, prosiguiendo: Al nivel humano, un hombre construye una casa como refugio para descanso donde puede dar expresión a sus afectos y amor. La disciplina puede ser difícil y dolorosa, pero el amor debe penetrar todo, hasta el extremo de caracterizar el ambiente de toda la casa. Es el aire acondicionado que guarda todo agradable y feliz; 1 Corintios 13.

La expresión la iglesia del Dios viviente en 1 Timoteo se vincula con Mateo 16.16 al 18. Pedro reconoció, “Tú eres el Cristo, el Hijo el Dios viviente”, y recibió la gran revelación de la ekklesía. Es cierto que la revelación en Mateo 16 va mucho más allá de la iglesia local, pero donde figura dos veces en Mateo 18 es obvio que se refiere a la congregación en una localidad, 18.17. Algunos dirían que las iglesias locales no existían cuando nuestro Señor habló. Así como la institución de la cena del Señor en Mateo 26.26 al 30, las instrucciones fueron dadas en anticipación de la época de la Iglesia que comenzaría el Día de Pentecostés.

Si uno desea preguntar qué es una iglesia local, la respuesta más sencilla sería la que el Señor mismo dio en el contexto de su primera mención; a saber, “Donde están dos o tres congregadas en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”, 18.20. Hechos de los Apóstoles y las Epístolas describen la constitución y características de estas asambleas locales. A menudo se realizaba las reuniones en casas privadas, llevando a cabo las ordenanzas del bautismo y la cena del Señor. Se reconocía ancianos en cada una. En la adoración y los servicios prevalecían el sacerdocio de todos los creyentes y los dones dados por Dios. Cual colonias del cielo, aprovechaban toda oportunidad para difundir el evangelio en la comunidad; Filipenses 1.27.

Pablo emplea tres veces el vocablo iglesia en 1 Timoteo. En el 3.5 enseña que una de las funciones de un anciano es la de cuidar de la iglesia de Dios.  En el 3.15 aprendemos que las instrucciones que Pablo escribió a Timoteo se relacionan con la conducta en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente. En el 5.16 habla de la responsabilidad de creyentes de cuidar las viudas en su propia familia —una manifestación de santidad práctica— para permitir a la iglesia canalizar sus recursos a aquellas que no tienen quienes proveyeran por ellas. Es evidente que en cada caso él se refiere a la congregación de creyentes en una determinada localidad.

Se ha dicho que “la casa de Dios” sugiere aquello en lo cual hemos sido incorporado, mientras que “la iglesia de Dios” indica también aquello en el mundo del cual hemos sido llamados para congregarnos en el nombre del Señor.

Columna y baluarte es una referencia obvia a la piedra que Jacob alzó por señal, habiéndola empleado antes como cabecera en su cansancio. En cuatro ocasiones en su vida (ésta es la primera) él hizo esto, y en algunas de ellas ungió su monumento con aceite. Lo hacía como testimonio a la gracia y fidelidad de Dios. Se trata de tanto un candelero de oro, Apocalipsis 1.20, como de una columna de testimonio.

El tabernáculo contaba con sesenta y nueve columnas de soporte para la cortina que enmarcaba el atrio, para la puerta y para el velo. Todas ellas hablan de Cristo en su gloria cual Mediador. El templo de Salomón contaba con dos columnas, Jaquín y Boaz, ubicadas en el porche. Éfeso, donde Timoteo vivía, contaba con el templo de Artemis que se decía ser una de las siete maravillas del mundo. Supuestamente había en ese edificio ciento veinte y siete columnas, cada una el obsequio de un rey, algunas de ellas con piedras preciosas incrustadas y revestidas de oro.

Una columna tiene por lo menos cuatro funciones en la vida moderna: apoyar una construcción; o difundir luz al estilo de un faro para guiar al necesitado; o glorificar a un

Document info
Document views231
Page views233
Page last viewedSat Dec 10 08:52:57 UTC 2016
Pages76
Paragraphs1287
Words46061

Comments