X hits on this document

Word document

Leyendo día a Día en Timoteo y Tito - page 7 / 76

204 views

0 shares

0 downloads

0 comments

7 / 76

Y, el 5,23 constituye un breve comentario al margen. Pablo le aconseja al sensible Timoteo a no dejar de tomar un poco de vino. Es a causa de su estómago y sus frecuentes enfermedades, y sin exceder límites prudentes.

6.1 al 12 La santidad es ganancia

El tema general del capítulo 6 es el de cómo gozar de la vida. Pablo vivió una vida muy llena, habiendo pasado por todo el abanico de las experiencias que la vida ofrece. Él conoció cárceles, látigos, naufragios, pobreza, apedreamiento y todas las emociones de un extremo al otro. No obstante la intensidad de sus sufrimientos, su vida después de salvo estaba llena de gozo santo y éxtasis espiritual.

Por esto ningún hombre era tan calificado por la experiencia propia para dar consejos sobre la vida y cómo vivirla con el mayor provecho máxima satisfacción. Y esto es lo que hace en 1 Timoteo 6. Al leer su escrito, no encontramos indecisión ni titubeo en sus pronunciamientos. La suya es la receta segura para la buena vida. Por cierto, el pasaje es tan práctico y explícito que leerlo es entenderlo; y entenderlo debe resultar, como consecuencia feliz, en cumplir con su buen consejo.

En esta sección, Pablo señala la senda que conduce necesariamente a tristeza y desilusión en esta vida y pérdida en el mundo venidero. Él señala a la vez la senda que lleva al verdadero gozo y contentamiento.

Una vez más en el desenvolvimiento de esta carta se hacen evidentes los contrastes. El anciano apóstol pone en contraposición la búsqueda por bienes materiales y la de recursos espirituales. Y, el ingrediente básico de una vida realmente acomodada resulta ser la piedad. Es una palabra clave en el pasaje y es el secreto del vivir cristiano. La piedad tiene que ver con nuestra relación esencial con Dios, e identifica la vida interior del alma como cosa distinta de las ceremonias y los ejercicios de la religión. Es la esencia del verdadero, auténtico cristianismo. La satisfacción genuina, explica Pablo, no procede de las cosas vistas sino de las adquisiciones espirituales.

“Echa mano de la vida eterna”, 6.12, quiere decir que uno la apriete y la aproveche. Posesionarla es la vida. ¡Qué pensamiento es éste para sostén en este nuevo día! ¿Estamos disfrutando día a día de esta vida nueva que poseemos en el alma como cristianos y cuya naturaleza intrínseca es el conocimiento práctico de las Personas divinas? La vida eterna es que le conozcamos a Dios, y a Jesucristo el enviado suyo.  

6.13 al 21 Soberano supremo

Pablo lleva esta epístola a su conclusión con reafirmar el mandamiento que ya había encomendada a Timoteo, y lo hace en la presencia de Dios, el Sustentador de la vida en todas sus formas, la Fuente de la cual se deriva toda vida, y ante la presencia de Jesucristo, aquel cuya humanidad aquí desplegó fidelidad perfecta en su testimonio ante Poncio Pilato. Es evidente por el tono y contexto de esta sección que el apóstol quería que esta solemne responsabilidad fuese vista por Timoteo como un compromiso solemne que debería ser respetado hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo. Lo que se da a entender es que si se cumple ahora la responsabilidad, la gloria será revelada cuando Él se manifieste, 6.13,14, ya que Dios, en el momento señalado, manifestará en gloria al Hijo del Hombre quien fue su testigo fiel en su vida sobre la tierra.

En los versículos 15 y 16 encontramos una descripción llamativa de Dios como el Soberano supremo e invisible del universo entero, “el Rey de los reyes y el Señor de los que ejercen señorío”. Él sólo tiene inmortalidad, y mora en luz inaccesible. En cuanto a su esencia divina, nadie le ha visto ni tampoco es capaz de verle. ¡Qué cuadro asombroso del poder y la

Document info
Document views204
Page views206
Page last viewedTue Dec 06 23:50:26 UTC 2016
Pages76
Paragraphs1287
Words46061

Comments