X hits on this document

Word document

Leyendo día a Día en Timoteo y Tito - page 72 / 76

297 views

0 shares

0 downloads

0 comments

72 / 76

El quebrantamiento, 1 Timoteo 5.12: “... incurriendo así en condenación, por haber quebrantado su primera fe”. En la esfera social, el chisme y la lengua ociosa pueden conducir a consecuencias desastrosas.

El extravío, 1 Timoteo 6.10: “... raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores”. El contexto es una advertencia sobre el abuso de las riquezas; una aplicación puede ser a la esfera de los negocios.

El desvío, 1 Timoteo 6.21, 2 Timoteo 2.18: “... la falsamente llamada ciencia, la cual profesando algunos, se desviaron e la fe”. “... se desviaron de la verdad, diciendo que la resurrección ya se efectuó, y trastornaron la fe de algunos”. La idea es el arquero que apunta mal. Esta gangrena puede consumir lo esencial del testimonio cristiano. Se trata de la esfera del intelecto.

Si existían estos peligros en los tiempos de Pablo, ¡cuánta aplicación no tendrán en los nuestros!

Además de describir las condiciones que podrían presentarse, Pablo les instruye a Timoteo y Tito cómo tratar a los maestros heterodoxos y sus doctrinas. Hay por lo menos cuatro pasajes que tratan de la disciplina en sus diversas formas:—

La excomunicación, 1 Timoteo 1.19,20: “... de los cuales son Himeneo y Alejandro, a quienes entregué a Satanás para que aprendan a no blasfemar”. Primeramente él menciona un caso donde él mismo había actuado. ¿Qué quiere decir “entregar a Satanás?” Tenemos que referirnos a 1 Corintios 5.5, donde el escritor emplea la mima expresión. Ambos pasajes se refieren a la exclusión de la comunión de la iglesia local. Si Himeneo es la persona que figura en 2 Timoteo 2.17, la blasfemia en cuestión tuvo que ver con la doctrina esencial de la resurrección.

Himeneo no era el único afectado; la fe de otros fue perjudicada, Pablo se refiere a esto como un naufragio. Si bien toda disciplina tiene la restauración del ofensor como su objetivo final, parece que no resultó así en este caso.

La reprensión ante otros, 1 Timoteo 5.20: “A los que persisten en pecar, repréndelos delante de todos, para que los demás también teman”. El 5.1 advierte, “No reprendas al anciano, sino exhórtale como a padre”, y el 5.19, “Contra un anciano no admitas acusación sino con dos o tres testigos”. Parece que estas instrucciones en cuanto a una reprensión tienen la finalidad de darle a Timoteo, un joven siervo de Dios, una oportunidad para reflexionar antes de tomar este paso serio del 5.20. Ni este acto de disciplina, ni ningún otro, debe ser ejecutado apresuradamente. Se hace sólo con base en ejercicio delante de Dios y la debida consideración de las circunstancias.

“Los  que  persisten  en pecar” es literalmente “los que están continuando en un patrón de pecado”. “Repréndelos” es dejar convictos, para su deshonra. El pecado contemplado aquí es solamente uno que incide en el testimonio público. Posiblemente la persona que está bajo consideración sea una que no se someterá a una admonición privada y está intento más bien en un curso de acción que tendrá efecto sobre la asamblea entera. No ha llegado al extremo de ameritar la excomunicación, pero por su gravedad sí amerita mención ante la congregación entera.

El silencio impuesto, Tito 1.10,11: “Hay aún muchos contumaces, habladores de vanidades y engañadores ... a los cuales es preciso tapar la boca; que trastornan casas enteras, enseñando por ganancia deshonesta lo que no conviene”. El contumaz es uno que niega toda autoridad; se emplea la misma palabra en el 1.6 con referencia a los hijos en rebeldía. Los habladores de vanidades son gente cuyos dichos no llegan a nada; son inútiles. Epistomízo, “tapar la boca”, conlleva la idea del freno en la boca del caballo; el sustantivo es un tapón en la tubería de agua.

Document info
Document views297
Page views299
Page last viewedFri Jan 20 18:54:22 UTC 2017
Pages76
Paragraphs1287
Words46061

Comments