X hits on this document

Word document

Leyendo día a Día en Timoteo y Tito - page 8 / 76

185 views

0 shares

0 downloads

0 comments

8 / 76

majestad de Aquel quien ha sido designado a la vez como el Potentado bienaventurado! Esta tan llamativa descripción de Dios, como también la declaración parecida en los versículos 16 y 17 del primer capítulo, concluye con un dedicatorio a Dios: “... al cual sea la honra y el imperio sempiterno [eterno]. Amén”, 6.16. El “Amén” de Pablo, y el nuestro, resonarán en el día venidero cual parte de una aclamación torrencial del universo entero.

Ahora se le da a Timoteo un encargo adicional a ser dirigido a los que son ricos en la riqueza de este mundo. Estos no deben ser altivos sino deben confiar en el Dios vivo en vez de lo suyo. Nuestro Dios es el Creador-Dios benéfico y bondadoso y da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos, 6.17. Los que cuentan con bienes materiales deben hacerse ricos en buenas obras, siendo liberales en su contribución de cosas o hechos.

Se encuentra de nuevo en el capítulo, ahora en el 6.19, la expresión, “echar mano a la vida eterna”. Pablo está deseoso de que los creyentes no sólo poseen la vida eterna sino que se den cuenta de la calidad de ésta en una relación personal con Dios.

2 Timoteo

Introducción

La segunda carta de Pablo a Timoteo se hace muy preciosa a nosotros cuando nos acordamos que contiene las últimas palabras del apóstol que están registradas en las Santas Escrituras. Durante su primer encarcelamiento Pablo pudo hablar de su deseo “de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor”, Filipenses 1.23, pero al final de esta Epístola leemos, “Ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano”, 4.6.

Hay diferencias acentuadas entre las dos cartas que Pablo escribió a este varón joven. En 1 Timoteo 4.1 encontramos la expresión “en los postreros tiempos”, o sea, en los años siguientes a cuando el autor escribió, mientras que la frase correspondientes en 2 Timoteo es “en [los] postreros días”, 3.1, sin el artículo definitivo en el texto original. Es que en esta epístola el apóstol esboza las características sobresalientes de la postrimería en general. Por cierto, el cierre de cada época ha sido caracterizado por peligros. Los “postreros días” de los cuales habla Pablo son en primera instancia los últimos años de esta dispensación de la gracia; sus rasgos ya estaban perfilándose cuando Timoteo vivía. Las “segundas epístolas” (2 Corintios, 2 Tesa-lonicenses, 2 Pedro, 2 Juan y 2 Timoteo) versan mayormente del estado de las cosas hacia el final del período y enfatizan la obra del enemigo.

Volviendo a las cartas a Timoteo, observamos el contraste entre el 4.1 de la primera epístola donde habla de algunos que se apostatarían de la fe, y el 3.2 de la segunda, donde dice habrá hombres especialmente impíos. Lo que sería cierto en cuanto a ciertas personas en los postreros tiempos de la primera epístola es una característica generalizada en los postreros días de la segunda.

Para Timoteo personalmente, el tema sobresaliente de la primera carta sería el orden el la casa de Dios, 3.15; en la segunda, el énfasis está sobre su propia conducta como servidor de Cristo en un ambiente de confusión y alejamiento. La segunda epístola tiene un trasfondo oscuro. Hay ejemplos de decadencia en cada capítulo, y en cada caso se nombran dos hombres: 1,15, 2.17, 3.8, 4,10,14.

Efectivamente, 2 Timoteo es una epístola de especial relevancia para los tiempos nuestros, y nos incumbe prestar atención especial a lo que Dios dice en ella.

1.1 al 18 Timoteo y Onesíforo

La genealogía de Timoteo nos es dada espiritualmente, porque no sólo se dice que en su abuela Loida y su madre Eunice moraba la fe sin hipocresía, 1.5, sino que para Pablo

Document info
Document views185
Page views187
Page last viewedSun Dec 04 01:56:55 UTC 2016
Pages76
Paragraphs1287
Words46061

Comments