X hits on this document

71 views

0 shares

0 downloads

0 comments

6 / 26

Así mismo la gran variabilidad individual en la respuesta a los anticoagulantes de Coumarina se debe a muchos factores diferentes, incluyendo la velocidad de absorción y

transformación metabólica, determinada genéticamente

dieta y resistencia a estas sustancias.Por lo

tanto se puede decir que este efecto se podría observar mejor al ser administrado a animales de experimentación, para poder observar mejor el efecto anticoagulante.

DISCUSIÓN

Si bien los experimentos fueron realizados solo en un especímen Rattus rattus var. albinus y en tres ratones de la especie Mus musculus var. albinus, lo cual constituye una limitación en la generalización de los resultados obtenidos, consideramos que éstos pueden ser tomados como indicativos de las reacciones reportadas, y que solo podrá verificarse cuando se realicen nuevos bioensayos controlando las reacciones en tres grupos de ratas (con tres animales por grupo) como mínimo. A pesar de esto, hemos realizado una correlación con los datos etnohistóricos (considerando que estas semillas son las denominadas “espingo” o “espinco” por los cronistas), y observamos que efectivamente se correlacionan con las reacciones evidenciadas en el estudio bioquímico.

La actividad analgésica se estaría relacionando a lo reportado por los cronistas[9], quien mencionaba sobre el “espinco”: “Los polvos desta yerba, mezclados con polvos

de

incienso

y

dados

en vino, hacen no sentir los

tormentos por rigurosos que sean”.

Mencionan en relación a la bebida de chicha mezclada con polvo de “espingo”: “... beben la demás los hechiceros, y les vuelve como locos” [10], lo cual estaría relacionado a la actividad de los alcaloides de las semillas

en el sistema nervioso.

La actividad anticoagulante,

según

los

resultados

obtenidos, nos dicen que, en sangre fresca el extracto de las semillas de Nectandra sp. tiene corta duración, siendo que al parecer ésto dependería de su condición “in vivo” de la sangre, por lo que la ingesta o el tratamiento con estos especímenes puede muy bien ser positivos para los casos mencionados por los cronistas, quienes citan sobre el “espingo”: “... con sus polvos, tomados en ayunas, en agua o vino aguado, se curan las cámaras de sangre, y tomadas por el mismo orden o en alguno de los lamedores de rosas secas o de arrayán, son contra el flujo de sangre de vena rota en el pecho, y contra el que sale por la vía de la orina” [9], o cuando mencionan: “...; dicen que es muy medicinal para dolores de estómago, y cámaras de sangre y otras enfermedades tomado en polvos, ...” [10].

Así también existen referencias sobre el “espingo” y su característica peculiar de semejar posiblemente la sangre: “... cuya sustancia, cuajada, es como sangre de drago, aunque reluciente y tirante a negra, y de suave y profundo olor ...” [9].

Esta última referencia bien podría hacer pensar sobre la simulación artificial de la sangre, pudiéndose haber utilizado para fines ceremoniales en donde la sangre

humana por mantenerla en

su

coagulación forma líquida.

rápida les

impediría

Al respecto

existen

EC

referencias sobre la actividad anticoagulante de otro especímen botánico, al parecer especie extinguida actualmente, ésta podría haber sido aprovechada en ciertas ceremonias en que hacían uso de sangre, tal y como se observa en algunas escenas Moche, esta propiedad generalmente ha sido atribuida al “ullucho”, el cual ha sido estudiada en la iconografía Moche[11], e identificada [12] como un fruto de la familia Caricaceae, género y especie Carica candicans A. Gray. En los estudios fitoquímicos sobre el “ullucho” [13], se ha propuesto que el efecto anticoagulante en este especímen es provocado por la enzima papaína propia de las Carica, disolviéndose así la sangre coagulada por efecto de la proteína fibrina [13]. Si consideramos el reporte fitoquímico de la Nectandra sp. y su correlación con su identificación iconográfica podemos proponer que los Moche debieron conocer también las propiedades de las semillas de Nectandra sp., si bien no sabemos aún si fue usada en similar contexto ceremonial.

Sin embargo, en el conocido tema de la “Ceremonia de Sacrificio”, así como en escenas de caza, etc. [3]

Se han podido observar elementos flotantes que se familiarizan con semillas de Nectandra sp., siendo probable que, así como se plantea que el “ullucho” fue usado en ceremonias donde la sangre era un elemento importante (sino el principal) en la que no debería coagularse durante un determinado periodo de tiempo, así también la Nectandra pudo usarse en este tipo de ceremonias.Debemos mencionar, que uno de los primeros sitios donde ha podido reportarse especímenes botánicos de “ulluchu” fue la tumba real del “Viejo Señor de Sipán”, sin embargo la poca consistencia de los mismos no permitió una identificación botánica precisa (com. pers. W. Alva y F. León, 1996). Se considera, según la identificación realizada por el Dr. D. Ugent y F. León, que este especímen pertenecería a la familia de las meliáceas [14], considerándose las propiedades tóxicas y hasta letales (al parecer propias de esta familia) deberá replantearse las investigaciones anteriores sobre el “ulluchu” y considerar las implicancias de la nueva identificación para interpretar la iconografía Moche.

El consumo de bebidas conteniendo porcentajes de alcohol, de por si produce un efecto neuroestimulante, si consideramos el agregado a la chicha de especímenes que contienen alcaloides, como es el caso de la Nectandra sp. o “polvos de Espingo” citado por los cronistas, el efecto es mucho mayor, por lo que de manera aún preliminar (hasta que se realicen los análisis pendientes) proponemos el uso de este especímen como un aditivo que pudo haber provocado una muerte sin dolor, es decir la víctima pudo haber sido narcotizada, en ceremonias donde la ofrenda humana formaba parte del ritual a ejecutarse, precisamente habíamos ya propuesto [3,7] que la presencia recurrente de niños-adolescentes sin causas especificas de muerte bien podrían explicarse a través del uso de estos especímenes botánicos, ésta propuesta no debe descartarse de plano y más bien valdría incidir sobre este aspecto en nuevas investigaciones interdisciplinarias.Según los contextos de aparición, tanto de la Nectandra como del “ulluchu”, es indudable que ambos eran elementos aprovechables por la élite para determinados fines socio-políticos, enmarcados sutilmente en contextos ceremoniales.

IPERU

4

Document info
Document views71
Page views73
Page last viewedFri Dec 02 18:50:26 UTC 2016
Pages26
Paragraphs1050
Words16778

Comments