X hits on this document

PDF document

Por Jochen Mattern Edición: Andrés Zepeda - page 6 / 17

46 views

0 shares

0 downloads

0 comments

6 / 17

Las operaciones extractivas, sin embargo, se atrasaron por varios años debido a la oposición de ambas transnacionales a las exigencias de la legislación minera, que estableció (según el código aprobado en 1965) el pago de un impuesto sobre la renta del 53% sobre las operaciones, fijado por los militares para asegurar su beneficio en el negocio. Por eso las empresas buscaron filtrarse en la categoría de “industrias de transformación”, las cuales gozaban de una importante exención de impuestos. El Ministerio de Economía reconoció a EXMIBAL dentro de esta categoría en 1968.

EXMIBAL se ve en la necesidad de hacer concesiones para poder alcanzar este acuerdo con el Gobierno de Arana: la compañía pagaría, durante los primeros cinco años, la mitad de la tasa de impuesto sobre utilidades, y durante los restantes cinco años, el 75% (en vez de cero y 50%, respectivamente). A cambio de ello EXMIBAL exigía un marco de estabilidad política para operar sin riesgos. De hecho, las crecientes actividades guerrilleras a partir de 1962 fueron contrarrestadas por una fuerte militarización alrededor de la zona: bajo esta “campaña de pacificación” murieron unos 3 mil guatemaltecos.

En 1982 EXMIBAL decide retirarse del país aduciendo una baja en los precios internacionales del níquel, pero es un hecho que durante esa época hubo un fuerte aumento de violencia la zona, coincidiendo también con la reforma de la legislación minera, que imponía regalías más altas. El Gobierno presidido por Lucas se negó a ceder a las exigencias de la empresa de mejorar sus condiciones.

Basic Resources estuvo también muy activa en la explotación minera a través de varias subsidiarias: Recursos del Norte, que explotó minerales en Alta Verapaz; Explom, S. A., que explotaba magnesio en Livingston, Izabal; y Transmetal, S. A., que produjo cobre en las minas de Oxec, ubicadas en Cahabón, Alta Verapaz. Allí se denunciaron graves daños ambientales y hubo varias protestas sociales. La empresa efectuó un solo pago en concepto de regalías en 1974, motivo por el cual fue demandada por el Gobierno en 1977. Durante el tiempo restante que duró el conflicto armado no se efectuaron grandes explotaciones mineras debido a la inestabilidad del país.

Con los Acuerdos de Paz firmados, y un gobierno arzuista favorable a la inversión extranjera, las condiciones para la industria extractiva mejoraron considerablemente, sobre todo por la privatización del sector eléctrico y la reforma de la ley de minas en 1997. La tendencia se vio levemente interrumpida por el Gobierno de Portillo, el cual, al estilo de los periodos militares de los setentas y ochentas, trató de competir con las elites económicas tradicionales del país. Éstas, con la entrada del Gobierno de Berger, recobran nuevamente el poder político que da continuidad al camino trazado por Arzú.

Document info
Document views46
Page views46
Page last viewedThu Dec 08 04:31:50 UTC 2016
Pages17
Paragraphs288
Words5861

Comments