X hits on this document

62 views

0 shares

0 downloads

0 comments

1 / 25

DOCUMENTO DE TESIS DE DIANA HENAO   PS.

Del discurso del Déficit al Lenguaje de la Esperanza

“Fácilmente se puede perdonar a un niño que le teme a la oscuridad,

la verdadera tragedia  de la vida es tenerle miedo a la luz”

Platón

El lenguaje del déficit

Aceptar la propuesta construccionista sugiere cierta disposición a aceptarse activo y complejo, creativo... responsable de su obra y por tanto constructor.  Esto nos invita a hacer un alto en el camino para analizar de manera reflexiva la vida cultural y en ese sentido nuestro lenguaje predominante. Nos invita a preguntarnos por los efectos del lenguaje de la salud mental sobre las relaciones humanas. ¿Qué tipo de pautas de la vida cultural estamos construyendo a partir de nuestros “modos de hablar” desde el déficit psicológico? ¿Cómo me construyo con los otros?, ¿Cómo conozco? ¿Cuáles son mis verdades inamovibles? ¿Qué metáforas sobre lo humano y la realidad hemos asumido como verdades? ¿Qué implica narrar los estados mentales de una forma y no de otras? ¿Qué tan responsables somos de nuestras construcciones? ¿Como profesional de salud mental, qué lenguaje privilegio para co-construir realidades humanas? “¿De qué modo los términos de las especialidades que pueblan el ámbito de la salud mental – términos como: “neurosis”, “disfunción cognitiva”, “depresión”, “desorden de agotamiento postraumático”, “trastorno de carácter”, “represión”, “narcisismo”- funcionan dentro de la cultura en general? ¿Conducen a formas deseables de relación humana, si el vocabulario se amplia?” (Gergen, 1996 p. 188).

Pocas veces tenemos el espacio de preguntarnos sobre el sentido que tienen nuestras historias del mundo y de sí.  Poder responsabilizarnos de la construcción de sí mismos y de los otros, nos hace co-autores de movimiento y libertad.  La realidad se construye en el lenguaje y desde ahí, tenemos la magnífica posibilidad de no trivializarnos como seres humanos, como profesionales de la salud mental, como sociedad.  Aceptar que la vida es una posibilidad, entre muchas otras,  de construir la realidad, nos hace preguntar por el papel y la responsabilidad que tenemos al promover realidades que nos sean más satisfactorias, mediante continuas coordinaciones consensuales de significados.

En este sentido, Gergen (1996) advierte un proceso paradójico en este el campo de la salud mental, en tanto que en pos de aminorar el dolor humano, los profesionales de la salud mental promueven nuevos problemas que generan una “enfermización de la sociedad”.  Esto es, los profesionales de la salud han dado como cierto el objeto putativo del significante en lugar del significante mismo. Szasz (1970 citado en Gergen 1996) ha sostenido que los conceptos de enfermedad funcionan como mitos sociales y se usan (mal usan, si nos atenemos a su perspectiva) ampliamente como medios de control social.

A fin de clarificar este círculo y comprender la dinámica del problema planteado por el autor, es importante diferenciar dos estilos de lenguaje: el

Document info
Document views62
Page views62
Page last viewedWed Nov 30 23:20:51 UTC 2016
Pages25
Paragraphs257
Words11995

Comments