X hits on this document

74 views

0 shares

0 downloads

0 comments

11 / 25

esas imágenes más positivas mantenidas por los miembros; sin embargo, estas imágenes se ocultan tras el discurso predominante que usualmente se caracteriza por el déficit. De acuerdo con Cooperrider (1990), el obstáculo más grande para el bienestar de un sistema es la proyección no -afirmativa que usualmente lo guía. Senge, (citado en Cooperrider, 1990) advierte que cuando los sistemas descubren que sus prácticas para solucionar los problemas crean más problemas, o que algunos problemas nunca desaparecen, cesa la búsqueda de nuevas alternativas y el sistema se estanca.  Es ahí, cuando la indagación apreciativa surge como un esfuerzo para crear un consenso compartido de un futuro nuevo explorando las competencias básicas que residen en los sistemas.

El gran reto que emerge desde esta contribución, según Cooperrider (1990) esta de manera implícita en los postulados del paradigma socio-construccionista,  donde se reconoce que los seres humanos creamos nuestras propias realidades a través de procesos simbólicos y mentales, lo cual propone como opción, la evolución consiente del futuro humano. Esto es,  emerge la posibilidad de un activismo mental creador de futuro.

Así pues, la tesis explorada por el autor, es la de la creación estética de un imaginario positivo, sobre una base colectiva.  Está, se desarrolla sobre la creencia de que el pensamiento positivo ejerce un poder jalonador en la construcción de realidad (Goleman, 1987 p15 citado en Cooperrider, 1990).   Aquí surge la consigna de que los seres humanos son ampliamente heliotrópicos en su carácter, (lo cual se esboza en el apartado anterior) significando con esto que exhiben una tendencia observable y automática a evolucionar en la dirección de las imágenes anticipatorias positivas sobre su futuro.  De este modo, la invitación del autor se dirige a reflexionar sobre la relación entre el imaginario positivo y la acción positiva.

Para iniciar el camino de reflexión, vale la pena indagar que es un imaginario, ya que a través de muchos años la imagen ha sido considerada un poderoso agente en la guía y determinación de la acción.  Es posible afirmar que todos los seres humanos mantenemos auto- imágenes o imaginarios de nuestra raza, profesión, país, cultura, familia; tenemos imágenes de nuestro propio potencial y del de otros.

De acuerdo con Heidegger (citado en Cooperrider, 1990) nuestra naturaleza no es solamente ser arrojados en la existencia, sino también estar todo el tiempo delante de nosotros mismos en el mundo, estar enganchados en el desenvolvimiento de las realidades proyectadas; todas las acciones, tienen naturaleza de un proyecto. Así como la proyección de una película sobre la pantalla, los sistemas humanos, están por siempre proyectándose adelante de ellos mismos en un horizonte de expectativas que trae al futuro poderosamente en el presente como un agente causal.

Han sido varias las investigaciones desde las ciencias cognitivas, encaminadas a comprender la influencia de la imagen positiva en la acción positiva. Cooperrider (1990) ilustra la característica heliotrópica de los sistemas humanos en los distintos niveles de funcionamiento en las seis áreas de investigación hasta el momento: el placebo, el pigmaleón, la emoción positiva, el

Document info
Document views74
Page views74
Page last viewedMon Dec 05 15:05:54 UTC 2016
Pages25
Paragraphs257
Words11995

Comments