X hits on this document

82 views

0 shares

0 downloads

0 comments

13 / 25

varias terapias, por ejemplo, se ha identificado que enfocándose en metáforas, se elicitan fuertes reacciones emocionales; si bien los procesos verbales y mentales son lineales, la imagen proporciona la representación simultánea,  lo cual permite emocionarse a través de  la emoción del otro y esto es sostenido en la imaginación (Sheikh & Panagiotou, 1975 citado en Cooperrider, 1990).  En palabras del autor: la relación  existe entra las emociones positivas –deleite, compasión, amor, alegría, felicidad, pasión, etc- y las acciones positivas generan y sustentan los movimientos heliotrópicos tan frecuentes en los sistemas humanos.

A partir de las diferentes investigaciones sobre emoción negativa los investigadores están convencidos de la conexión recíproca entre la emoción altamente negativa y: experiencias de estrés; deficiencias cognitivas; el fenómeno de “desesperanza aprendida”; el desarrollo de la depresión;  el deterioro de las relaciones sociales; la activación de posibles respuestas fisiológicas tales como la secreción de catecolamina en el cerebro, descargas de corticoides, la supresión del sistema inmune y el desarrollo de enfermedades. Por ejemplo, se ilustra la relación  entre la emoción negativa y la enfermedad, gran variedad de enfermedades, especialmente las múltiples formas de cáncer, son asociadas con crónicas y persistentes  imágenes negativas, expresadas  e incluidas en los sentimientos de impotencia y desesperación.   Como Siegel concluye, “el cáncer es desesperación experimentada al nivel celular” (Siegel, 1986 citado en Cooperrider, 1990). Esto es, mientras se une la afectividad negativa notablemente al fenómeno de desesperanza aprendida, la emoción positiva esta íntimamente conectada con la utilidad social.  De algún modo la emoción positiva nos saca de nosotros mismos, nos empuja fuera de la preocupación auto-orientada, expande nuestro enfoque hacía el bien potencial en el mundo, aumenta sentimientos de solidaridad con otros, y nos promueve a actuar de maneras  más altruistas y  prosociales (Cooperrider, 1990).

Según el trabajo de Alice Isen, citada en Cooperrider, (1990) el humor, la cognición, y la acción forman  una tríada inseparable, la cual tiende a crear múltiples retroalimentaciones de intensidad amplificada.  La emoción positiva según  Cooperrider, (1990) ha sido asociada con (1) aumentó en la capacidad de resolución creativa de problemas  (2) toma de decisiones y juicio más eficaces (3) el optimismo e incremento en la capacidad de aprendizaje, una capacidad aguda por percibir y entender las cosas positivas

El  Diálogo Interior: Uno de los aspectos más fascinantes de la noción de imagen positiva viene del desarrollo de Robert Schwart (citado en Cooperrider, 1990), en su estudio de la estructura y función del dialogo interno en los sistemas humanos. Aquí la imagen es entendida como un dialogo consigo mismo.      

Es importante tener en cuenta, una simple idea o imagen pueden transformar la gestalt entera de muchas otras. Estudios demuestran que muestran que las imágenes de esperanza o desesperanza pueden afectar el sistema curativo innato del cuerpo, su funcionamiento inmunológico, y otros procesos neuroquímicos (Cooperrider, 1990).

Document info
Document views82
Page views82
Page last viewedFri Dec 09 06:35:58 UTC 2016
Pages25
Paragraphs257
Words11995

Comments