X hits on this document

75 views

0 shares

0 downloads

0 comments

22 / 25

despliegue de estas posibilidades todavía inexpresadas, de esos relatos aún no relatados. Este proceso acelera la evolución de las nuevas realidades personales y de la nueva mediación que surge del desarrollo de las nuevas narraciones” (Anderson y Goolishian, 1992 p. 54).  Así pues, la mejor manera de lograr la apertura de la mirada del paciente, y por tanto la oportunidad de una nueva narración,  es a través de preguntas nacidas de una auténtica curiosidad, la cual se relaciona con la postura de no saber.

Tomm (1988) justifica el uso de preguntas, en la capacidad que tienen para involucrar al sistema familiar en la co- construcción  del proceso terapéutico y en esa medida, de su propio cambio.  Esto debido a  que las preguntas estimulan la reflexión y fomentan la autonomía de los pacientes a la vez que generan un mayor sentimiento de logra cuando se produce el cambio terapéutico.

La pregunta apreciativa se hace en referencia a los sueños, los cuales indudablemente conllevan hacia unos juegos particulares del lenguaje el cual propicia una construcción diferente orientada hacia el futuro mucho más que en el pasado.  Así pues, el nuevo juego del lenguaje que surge a partir del uso del lenguaje apreciativo es en términos de Lang (2000) mucho más “bello y espiritual”, teniendo en cuenta que desde las conversaciones acerca de los sueños se promueve una conversación con el dar, “con la energía creadora que brinda nuevas dimensiones de vida” (Lang, 2000 Seminario-Taller).  De ahí que uno de los supuestos básicos desde los cuales se desprende esté enfoque es en la comprensión de los problemas como “sueños frustrados”; esté nuevo acercamiento hacia los conflictos moviliza construcciones más allá de la solución misma de los problemas, resignificando el deseo que hay detrás de tal demanda de modo tal que se potencie el futuro al tiempo en  que afloran las “esperanzas y pasiones” (Lang, 2000 Seminario-Taller )

Al respecto Boscolo (1996) señala que un paciente optimista crea posibilidades mientras que uno pesimista construye dificultades crónicas y problemas insuperables.  Esto sugiere entonces una conexión entre la postura de optimismo y la capacidad para resolver problemas lo cual nuevamente se sustenta en el lenguaje como constructor de una realidad particular.

Según Lang (2000) cuando se cambia el foco del problema al sueño y se elaboran preguntas que permitan visualizar y profundizar sobre experiencias positivas de éxito, bienestar, felicidad, armonía, seguridad, etc.; experiencias donde el sueño haya sido posible; se transforma la realidad del consultante al mundo de las posibilidades sobre el de los obstáculos y las carencias.  De modo tal que la gente confirma desde su experiencia la posibilidad de construir su sueño y la práctica de vida se dirige a dicho fin, desde una búsqueda afirmativa y reificante.

Para Lang (2000), el cambio se crea desde la pregunta, en este sentido si la pregunta  es ¿Cuándo se sintió inseguro? la persona se sentirá insegura, asumirá una postura emocional de inseguridad y se apropiara de las experiencias de inseguridad en su historia de vida; así mismo, si la preguntas es ¿Cuándo se ha sentido más seguro?.  La postura emocional será consecuente con la pregunta, emergerán sus narrativas acerca de la pregunta, y tras una

Document info
Document views75
Page views75
Page last viewedTue Dec 06 13:20:28 UTC 2016
Pages25
Paragraphs257
Words11995

Comments