X hits on this document

73 views

0 shares

0 downloads

0 comments

5 / 25

EL ENFOQUE APRECIATIVO Y SU LENGUAJE DE ESPERANZA

A mediados de los años ochentas, David Cooperrider y Suresh Srivastva plantearon una alternativa para promover el cambio, diferente al modelo tradicional. Introdujeron el término Enfoque Apreciativo (EA), derivado del concepto artístico “ojo apreciativo”, el  cual hace referencia a la existencia de belleza en cualquier obra de arte. Al llevar este concepto a los sistemas humanos diríamos  que en cualquier organización o sistema humano hay algo que funciona y que resaltar (Cooperrider y  Srivastva, 1987).   En sus inicios, el EA no fue planteado como un enfoque clínico, por el contrario sus planteamientos florecieron dentro de un ámbito mucho más organizacional.   Más aún, este enfoque es una propuesta dialogal la cual permite el desarrollo de competencias conversacionales, que le facilitan fluir en diferentes contextos tales como: educativos, sociales y clínicos.

l EA se pregunta todo el tiempo qué es lo que la gente hace, y en esa búsqueda ha encontrado que una de las más grandes acciones del ser humano es el lenguaje; las conversaciones las cuales pueden hacernos llorar o reír, las cuales a partir de su pragmática potencian una realidad particular.  Según Lang (2000) vivimos en el lenguaje, construimos  el mundo en que vivimos a través del lenguaje; las palabras crean magníficos y misteriosos mundos.  En este sentido, El lenguaje Apreciativo crea una visualización de los sueños, crea esperanza, posibilidades y optimismo. El EA cree en la belleza del ser humano, en la magnífica riqueza de sus recursos, en  la posibilidad de movimiento del hombre.  Este uso del lenguaje, cree en la construcción constante de lo humano, cree en la facultad que tiene el hombre de responsabilizarse de su vida y soñar creando mundos con posibilidades fascinantes.  El lenguaje Apreciativo cree, valora y se deleita de manera estética de la robusta fuerza del Ser.

De acuerdo con Cooperrider y Srivastva (1987), el EA se basa en un paradigma socio-racionalista que asume la realidad como una construcción social y como un producto de la imaginación.

Como se menciona en el apartado anterior,  el  foco tradicional desde el cual se comprende al fenómeno humano está centrado en la óptica del problema: el diagnóstico.  Es así como desde esta postura tradicional, el foco primario es advertir "qué está mal", con el fin de "resolver el problema".  Desde una perspectiva psicolingüística y construccionista, el colocar demasiada atención en las etiquetas con las cuales describimos los síntomas de una enfermedad, nos lleva finalmente a generalizar los síntomas a toda la entidad, a enfatizar en la importancia de resolver el problema.  En contraste, bajo el lente apreciativo predomina un enorme respeto por la capacidad del sistema (llámese empresa, comunidad, familia, sujeto, etc.) para encontrar sus propios recursos y resolver desde su historia de logros el futuro que le espera.   Esto es, a diferencia del modelo tradicional de resolución de problemas, el EA trabaja sobre aquello que funciona, y no sobre lo que está mal.  La identificación de eso que

Document info
Document views73
Page views73
Page last viewedMon Dec 05 11:32:17 UTC 2016
Pages25
Paragraphs257
Words11995

Comments