X hits on this document

PDF document

RevistaAEF.pdf - page 7 / 24

71 views

0 shares

0 downloads

0 comments

7 / 24

E s o l e n e l c a r i b e . S i n o q u e c o n t i n u a r a c o m o e m p r e s a r i o , l u c h a n d o , i n v i r t i e n d o s u d i n e r o y c r e a n d o p u e s t o s d e t r a b a j o y r i q u e z a p a r a e l p a í s . M i r a n d o a t r á s , ¿ q u é c r e e q u e f u e l o d e t e r m i n a n t e ? Fue muy importante poder conectar directa- mente con las altas esferas del Gobierno así como tener la oportunidad de comunicarse con los distintos Presidentes del Gobierno para sensibilizarlos de la incidencia negativa del impuesto de herencia, sobre la continui- dad de la Empresa Familiar en el momento de la defunción del Empresario y el paso a la siguiente generación, y en muchos casos de la desaparición de la Empresa. Nuestra l que fuera Presidente del Instituto de la Empresa Familiar de España aseguró que la creación del Instituto se llevó a cabo de forma casi espontánea: “un grupo de empre- sarios familiares, en la década de los noventa, nos reunimos preocupados por temas im- positivos y porque veíamos que la Empresa Familiar no era suficientemente reconocida. Decidimos crear una organización con dos

Celebramos un almuerzo en el Hotel W con los principales empresarios familiares

José Said y Andrés Vial

objetivos: uno académico, lo que nos llevó a contactar con instituciones que te- nían cátedras de Empresa Familiar. Quisimos traba- jar conjuntamente con es- tos centros, para ayudar a los empresarios familiares a resolver sus problemas, tanto de sucesión como or- ganizativos internos. Otro objetivo fue convertirnos en un grupo que ejerciera un lobby, capaz de incidir en las autoridades, sobre la problemática impositiva”.

“Nos reunimos con nuestros gobernantes de entonces, tanto del gobierno socialista como del gobierno del partido popular para lograr separar lo que era el patrimonio personal del individuo, de lo que era el patrimonio empresarial. Entendiendo esto, se eliminaría todo aquello que gravara fiscalmente a la empresa y que no le permitía vivir y seguir funcionando al paso de las generaciones”.

pretensión era el manteni- miento de la Empresa en el momento del cambio gene- racional. Creamos el Instituto de la Empresa Familiar, que- riendo ser sólo 100 socios, para formar una organiza- ción fácil de manejar, que no fuera pesada desde el punto de vista administra- tivo y con la idea de colabo- rar e incidir sobre los que podían tomar decisiones, sobre la creación o la mejo- ra del tipo impositivo.

Carlos Arbesú y Mariano Puig

¿Este era el tema que preocupaba a los empresarios entonces? Sí, el tema del Impuesto a la Herencia era una preocupación para nosotros en España, más cuantiosa incluso que en Chile, y fue lo que detonó la creación de la agrupación. Pero también el impuesto al patrimonio nos preocupaba muchísimo, ya que era un grava- men prácticamente confiscatorio.

Dag Von Appen, Ricardo Lessman, Birgit Von Appen, Andrés Vial

¿Cómo se regula en Europa este tema? En el “European Group of Family Enter- prises”. Hace 15 años se reunieron un grupo de empresarios familiares en París, y llegaron a la conclusión de que el tema se extendía a algunos otros estados de Europa como conti- nente y como entidad Europea. Esto les llevó a fundar lo que llamaron “European Group of Family Enterprises” con sede en Bruselas, para ayudar al gobierno de la Unión Euro- pea. Yo mismo tuve el honor de ser su primer Presidente. Esto nos ha permitido tener contacto con las autoridades europeas en Bruselas y que nuestra asociación Europea trasmitiera a las autoridades, nuestras preo- cupaciones así como conocer sus recomen- daciones.

Vista general del almuerzo con el empresario español Mariano Puig

¿Cuál fue el argumento para convencer de la necesidad de hacer revisar el impuesto a la herencia en España? Tratamos de convencer a las autoridades fis- cales sobre la necesidad de crear un marco, tanto fiscal como legislativo, en que permitie- ran a la Empresa Familiar desarrollarse y te- ner continuidad. Nos reunimos con nuestros gobernantes de entonces, tanto del gobierno socialista como del gobierno del partido po- pular para lograr separar y delimitar lo que era el patrimonio personal, del individuo, de lo que era el patrimonio empresarial. Enten- diendo esto, se eliminaría todo aquello que gravara fiscalmente a la empresa y que no le permitía vivir y seguir funcionando al paso de las generaciones. Así se evitaba la carga fiscal de un impuesto a la herencia muy alto, que descapitalizaba a la empresa.

¿Sin condiciones? Se logró la supresión del impuesto a la heren- cia con una condición: que el que heredara la empresa siguiera con ella, por un mínimo de cinco años. Es decir, que no se librara el que heredara de pagar el impuesto, recibiera la empresa, la vendiera, y se fuera a tomar el

Dag Von Appen, Beltrán Urenda, Carolina Urenda y Enrique Cruz

Document info
Document views71
Page views71
Page last viewedSat Dec 10 22:33:16 UTC 2016
Pages24
Paragraphs331
Words11625

Comments