X hits on this document

119 views

0 shares

0 downloads

0 comments

17 / 28

4.2 La nueva utopía: Automatización de la Traducción Humana

Desde le generalización del uso del correo electrónico los sistemas de Traducción Automática han visto dispararse su uso. La mayor parte de los usuarios son personas sin cometidos ‘lingüísticos’ que recurren a la TA para obtener traducciones urgentes, ojear los contenidos de los documentos u obtener versiones preliminares. Pero para poder usar la traducción como un texto es preciso que exista un corrector humano, y a ser posible, veterano. La veteranía en Traducción es un valor muy importante. Tal vez la distinción posible y necesaria es entre el uso de un programa para ‘leer’ un texto, y el mal uso del mismo para producir un texto que va a ser leído.

A la luz (o la sombra) de la historia, algunos estudiosos vinculan el avance tecnológico con la guerra. Lynn White (1973) asegura que el sistema feudal se originó gracias a una tecnología novedosa: la aparición del estribo, el uso de la silla de montar, la aplicación de herraduras en las pezuñas de los caballos. Todo esto dio lugar a un nuevo cuerpo guerrero en el campo de batalla, el de los caballeros, y a través de él se congriaron las dependencias, las jerarquías y las luchas feudales. Este determinismo tecnológico es discutible, pero pone de manifiesto las intensas relaciones entre sociedad, tecnología, economía y naturaleza.

En este contexto, la TA, como utopía, surge del choque entre lo que es y lo que la sociedad cree que debería ser. Riera (2001:158) sostiene que el modelo utópico tiene un lado positivo por su fecundidad al abrir nuevas vías y por el poder que posee de resolver el problema que surge del desencanto de la sociedad en que se ha gestado. El lado negativo de la utopía es, paradójicamente, su esterilidad, porque, si bien abre nuevos horizontes, confunde la posibilidad con la imposibilidad. La mezcla de verdad y falsedad, de posibilidad y de imposibilidad conducen otra vez al desencanto, y éste al nacimiento de una nueva utopía.

En 1980, tal y como explica Joseba Abaitua de la Universidad de Deusto en su artículo TA: Presente y Futuro (http://www.foreignword.com/es/Technology/), Martin Kay redactó un informe interno para la empresa RankXerox, "The Proper Place of Men and Machines in Language Translation", inédito para el gran público hasta su publicación en 1997 en la revista Machine Translation. En este informe, que tardó tanto en ver la luz, Martín Kay afirmaba:

"El ordenador es un instrumento que puede servir para magnificar la productividad humana. Usado adecuadamente, no tiene por qué deshumanizar, con la impronta de su sello orwelliano, los productos de la creatividad y del trabajo del hombre sino que, apropiándose de lo que es mecánico y  rutinario, puede liberarle para que se dedique íntegramente a las labores que son esencialmente humanas. La traducción, aun siendo un arte delicado y preciso, conlleva muchas tareas que son mecánicas y rutinarias. Si estas  tareas fueran encomendadas a una máquina, la productividad del traductor no sólo se vería magnificada, sino que su trabajo se haría más gratificante, más apasionante, más humano."

Abaitua afirma que el artículo se publicó tan tarde debido a la primera incredulidad y a la confirmación posterior de las expectativas de Kay. Muchos traductores humanos fueron detractores de la TA hasta que no tuvieron la posibilidad de acceder a ella, usarla, y

Document info
Document views119
Page views119
Page last viewedSun Jan 22 00:29:00 UTC 2017
Pages28
Paragraphs363
Words12419

Comments