X hits on this document

83 views

0 shares

0 downloads

0 comments

24 / 28

Can the study of translation really contribute to our understanding of the mind? The prospect is less far-fetched if we see cognitive science as two complementary and interacting projects: on the one hand, to learn more about the human mind and behaviour; and on the other, to learn to simulate some of its functions where feasible and desirable (for example, to do tedious or difficult jobs like screening cervical smears or exploring the surface of Mars. As a complex cognitive activity involving language, translation should have something to contribute to the former project, even while progress in the latter is slow (and, some would claim, as far as translation is concerned, not necessarily feasible or desirable). Setton (2001:114).

Si factible, ¿es la TA deseable? Como buena utopía la TA es la zanahoria que hace avanzar al caballo (Riera, 2001:157). Enfrentándonos a los retos que plantea avanzamos en la asunción de una idea más completa de lo que es clave para la comunicación, y cuando eso que es clave queda fuera de nuestro alcance o del alcance de los programas. La TA ha contribuido a plantear cuestiones básicas respecto de los comportamientos sintácticos y semánticos, y últimamente se enfrenta a la implementación de la dimensión pragmática.En palabras de Lakoff (1993:367), la pragmática es, o debería ser, aquella área de estudio que nos dijera qué es lo que deseamos saber realmente, al menos en lo que se refiere al lenguaje. La TA es aquella área de estudio que nos hace distinguir entre lo que se puede procesar y lo que no se puede procesar del lenguaje y de la cultura.

6.2. Teoría de la Traducción y Traducción Automática

Cuando traducimos un texto encontramos una enorme casuística de problemas relacionados con la dificultad de traducir los referentes conceptuales y culturales sin que se pierda el sentido inicial y la función que tienen en el contexto del texto original. Encontrar una equivalencia es una cuestión de adecuación y de toma de decisiones del traductor, y esto es lo que hace que unos traductores sean mejores que otros. Esta labor es, en muchas ocasiones, difícil y sutil, por lo que a menudo se asemeja más al talento artístico que al tipo de cálculo que puede efectuar un científico. ¿Cuándo pueden las herramientas lógicas ayudar en este proceso? La respuesta a esta pregunta debe partir de una clasificación de los problemas posibles en el proceso de traducción, y cuáles de ellos pueden ser solucionados a partir del almacenamiento de información en las entradas léxicas. Proponemos una clasificación incompleta de los distintos niveles de dificultad.

1. El primer nivel de dificultad es el morfosintáctico. Algunas cuestiones han sido resueltas con bastante éxito por el Procesamiento del Lenguaje Natural, por ejemplo el género; pero otras presentan bastantes dificultades (por ejemplo el diminutivo).

2. El segundo tipo de dificultades se refiere al nivel léxico-semántico. Los problemas más sutiles se refieren a las colocaciones atributivas. Las colocaciones idiomáticas y las terminológicas poseen una rigidez sintáctica que facilita su procesamiento.

3. Un tercer tipo de problemas pertenece al ámbito de la pragmática en un sentido amplio. Se trata de cuestiones que hemos denominado ‘problemas de localización’. Éstos pueden dividirse en problemas de localización de primer grado, problemas de localización de

Document info
Document views83
Page views83
Page last viewedSun Dec 04 19:49:39 UTC 2016
Pages28
Paragraphs363
Words12419

Comments