X hits on this document

99 views

0 shares

0 downloads

0 comments

5 / 28

acontecimientos sígnicos que configuran el lenguaje. De este modo, un fonema3 , mediante sus períodos de transición de formantes hacia otro fonema, sobre todo en el habla continua o espontánea, produce efectos conativos o apelativos, fáticos, expresivos o meramente referenciales (cf. Jakobson, 1936). El estudio de los aspectos prosódicos (pausas, entonación, etc.) se ha mostrado muy importante en este sentido (oratoria política, discurso publicitario, etc.). Así, un periodo de silencio sólo es evaluable en relación con el discurso, pero, también, el discurso puede cambiar su intencionalidad en relación con la duración de las pausas. El significado está íntimamente ligado con fenómenos como el cambio lingüístico: la gramática histórica, el cambio lexicológico o lexicográfico. También en la distinción de rasgos morfológicos que conllevan variación homonímica: espacio-s, vs. espacio-0 -interestelar-. La determinación o indeterminación de los sintagmas nominales (un espacio vs. el espacio), así como otros aspectos sintácticos como la modificación del núcleo (el espacio de juego, un espacio contaminado). Los criterios semánticos, con tanta fuerza como los sintácticos, intervienen en el estudio de la naturaleza de los nombres propios (-El- Salvador), los nombres genéricos (el hombre), la función de ciertos pronombres (la mayoría de) o adverbios.

La lingüística, al pasar la prueba de su computación, ha dejado claro que el estudio del lenguaje es el estudio de un sistema semiótico donde los signos son tanto entidades como relaciones entre los diferentes signos, y donde las diferentes áreas interaccionan profundamente. De hecho éstas relaciones eran conocidas desde el principio: “el estudio lingüístico, constituido como una ciencia, probablemente evolucionará hasta abarcar signos muy complejos, grandes frases, como por ejemplo una obra literaria” (Barthes 1969). Estas afirmaciones llevaron al posterior desarrollo de la teoría del discurso y de la gramática de texto.

Pero este nivel semántico omnipresente en todos los paradigmas de un sistema lingüístico muta su naturaleza en el momento en que comparamos un sistema lingüístico con otro. Emmanuel, El Salvador, El Redentor, Cristo, El Mesías, son algunos de los nombres con los que Occidente llama a su Dios. En El Corán aparecen más de doscientos nombres para ese referente divino. En pastún (Afganistán) o en malamayán (India) existen muchos conceptos distintos que equivalen a nuestro concepto de ‘mujer’, según sea una mujer soltera, casada, repudiada, viuda, joven, anciana, etc., y por ello nos enfrentamos a un problema de ambigüedad y de selección de la equivalencia.

Este es el motivo de que no exista una definición precisa de lo que es una unidad de significado en Traducción. Lo que se ha dado en denominar unidad de traducción (sea su forma el término, la frase, el párrafo o el documento entero), es un compendio de las posibilidades comparativas de  un texto con otro, y por lo tanto hay tantas unidades de traducción como posibilidades de comparar una lengua con otra.

En España los estudios de Traducción se han separado de los estudios lingüísticos y ambos configuran licenciaturas independientes de la Filología desde 1993. El estudio sobre la naturaleza del significado en el aspecto comunicativo del lenguaje (y, al fin,  no hay otro) sólo puede partir, a mi modo de ver, de los estudios de Traducción, y por lo tanto también lo hará un nuevo concepto de la Traducción Automática.

3 La fonética queda normalmente relegada de los estudios sobre Traducción Automática, pero no de los contenidos que afectan una disciplina que le es básica, la lingüística computacional.

Document info
Document views99
Page views99
Page last viewedSun Dec 11 03:13:52 UTC 2016
Pages28
Paragraphs363
Words12419

Comments