X hits on this document

130 views

0 shares

0 downloads

0 comments

9 / 51

Al más puro y agregaríamos que depurado viejo estilo del partido hegemónico, que siempre criticó como parte de su plataforma ideológica, el Partido Acción Nacional obedeció las órdenes presidenciales para que su Consejo Nacional aprobara por unanimidad las alianzas electoreras con la izquierda, que continúa opuesta radical a sus acciones más sentidas y en vituperio permanente a sus personajes más conocidos, y da línea desde el centro para que en bloque los diputados locales blanquiazules reventaran el traslado de poderes a la dolorida Ciudad Juárez que había solicitado el gobernador de Chihuahua, Jesús Reyes Baeza, para atender desde su misma raíz el drama de inseguridad y descomposición social que sufre la comunidad fronteriza.  

El presidente Felipe Calderón Hinojosa, sin duda, renunció a otorgarle a su administración, en estos últimos 2 años 9 meses y 14 días que le restan, el sentido de gobernabilidad del que ha carecido hasta ahora con nuevas y modernas reformas para impulsar el desarrollo de la nación y con ello el bienestar, en todos sentidos, de todos y cada uno de los mexicanos.  

A partir de ahora, por los acontecimientos últimos, todo hace suponer que Calderón Hinojosa por decisión propia se marginó de sus obligaciones de jefe de estado y de gobierno para convertirse en el jefe de su partido político y así transformar a Acción Nacional en el hegemónico, es decir, “a como de lugar” asegurar su permanencia en el poder.

En efecto, no son pocos los personajes del panismo que se han comprometido con esa línea de “a como de lugar” para no permitir el retorno del Partido Revolucionario Institucional, con el apoyo a las alianzas con la izquierda que repudiaban o cuando menos les causaba escozor.     

Así fue, el Consejo Nacional del PAN aprobó por unanimidad el acuerdo de “respaldo absoluto” a la política de alianzas con el frente izquierdista que impulsa el líder César Nava y el Comité Ejecutivo Nacional por órdenes directas, sin duda, de Felipe Calderón Hinojosa.  

Además de aprobar un presupuesto de más o menos 150 millones de pesos para las campañas para los procesos electorales de este año, decidieron ir en alianza con el candidato de Convergencia Gabino Cue por la gubernatura de Oaxaca y con el expriísta, José Rosas Aispuro Torres para Durango, además le dieron a su líder carta blanca para en la misma forma apoyar a la sin partido Xochitl Gálvez Ruiz para Hidalgo y a Rafael Moreno Valle, otro expriísta, para Puebla.  

Los grandes ausentes del cónclave blanquiazul fueron los opuestos a las alianzas electoreras: el ex presidente, Vicente Fox y el ex candidato presidencial, Diego Fernández de Cevallos, así como la coordinadora de los diputados del PAN, Josefina Vázquez Mota, el propio presidente Felipe Calderón Hinojosa y obvio, porque ya no tiene cabida, el expanista, Fernando Gómez Mont -sigue siendo secretario de gobernación.  

gh

Document info
Document views130
Page views130
Page last viewedTue Dec 06 00:17:44 UTC 2016
Pages51
Paragraphs927
Words16429

Comments