X hits on this document

Word document

Universidad de Zagreb - page 100 / 272

620 views

0 shares

0 downloads

0 comments

100 / 272

canoa. En el sur de la península vivían los indios guaycura, huichití, cora y pericú. De manera general, sirviéndonos de la terminología de literatura etnográfica clásica, podríamos decir que se trataba de pueblos tribales cazadores-recolectores. La literatura evolucionista (Morgan y otros autores) a ese tipo de pueblos lo denomina primitivos, con el significado de ‘los estadios evolutivos inferiores del desarrollo histórico de las sociedades’.  

Debido a las grandes diferencias culturales y a un mutuo desentendimiento y enemistad, los indios muchas veces fueron asociados con palabras como salvajismo y barbarie (lo que en realidad representa a ‘los estadios evolutivos inferiores del desarrollo histórico de las sociedades’). El término primitivo, casi en el sentido literal, se convirtió en un sinónimo despectivo de violencia, analfabetismo e incultura. El progreso de la civilización hacia un humanismo universal, derechos humanos, igualdad de pueblos y culturas por muy diferentes que sean, desafortunadamente fue pagado con las vidas de muchos misioneros, exploradores y conquistadores, sobre todo con las de los indígenas, y lamentablemente en ocasiones con vidas de pueblos enteros y sus culturas correspondientes. Por lo tanto es interesante e instructiva la actitud que tenía el padre Consag con los indios, aunque en la relación con ellos también hubo amenazas, desentendimientos y toda una serie de malas experiencias. Hay que destacar el especial interés que tenían los jesuitas por proteger las sociedades indígenas, basándose en el reglamento interno de la orden, sus “Constituciones”. Las repúblicas jesuitas, llamadas “reducciones”54, donde convivían indígenas y misioneros, intentaban revivir la inocencia del cristianismo primitivo, sin interés secular ni imposición de las culturas desarrolladas. Dichas “reducciones” inspiraron y siguen inspirando a los reformadores sociales, utopistas, sociólogos y filósofos. Aquí merece la pena mencionar las actividades que llevaron a cabo los misioneros jesuitas en China, donde en el confucianismo, y en algunas costumbres locales (como es por ejemplo la manera de vestir), se intentaron encontrar elementos que pudieran ser aceptables para el cristianismo. El padre Consag sin duda se guiaba por esos principios jesuitas, muy marcados en su época. Justo entre los jesuitas de América del Norte nació, como decía

54 Caraman, P., Misija Paragvaj, Izgubljeni raj 1607.-1768., Zagreb, 1990.

Document info
Document views620
Page views620
Page last viewedSun Dec 04 14:53:42 UTC 2016
Pages272
Paragraphs2232
Words86026

Comments