X hits on this document

Word document

Universidad de Zagreb - page 122 / 272

583 views

0 shares

0 downloads

0 comments

122 / 272

No obstante, los resultados del cambio realizado durante el período de la conquista y sus efectos en la sociedad contemporánea son obvios en una obra que no pertenece al género teatral, pero no podemos decir que no sea representativa. Me refiero al Laberinto de la soledad de Octavio Paz. La parte tercera que se titula Todos Santos, Día de Muertos prácticamente empieza con la frase: “Somos un pueblo ritual” (1950, 42), lo que quiere decir la devoción por fiestas, ceremonias y reuniones públicas. El pasado precolombino se evoca aquí sin saberlo. El pasado ignorado, reprimido, ocultado y olvidado por fuerza, ahora se abre y desemboca en la fiesta popular. El proceso se repite: el espectáculo lujoso por las calles, la decoración carnavalesca especial, la participación plena de los habitantes, todo eso como una “prueba de salud, una exhibición de abundancia y poder” (44). El asunto se puede explicar de esa manera, porque en las representaciones indígenas los elementos exclusivamente artísticos no eran los más importantes, no lo eran antes, tampoco lo son en  el presente. El poder de la representación azteca en el pasado y de la mejicana hoy en día consiste en la relación entre lo artístico y lo cotidiano. Lo que una vez era la representación ritual, ahora es la fiesta. Lo que se sacrifica y ofrenda es el dinero invertido en la realización de la ceremonia, como advierte Octavio Paz. Aparecen todos los elementos del rito: alejamiento de la vida regular, espectáculo, público activo, sacrificio, todos con la misión de establecer el orden y renacimiento de los valores sociales. Para Octavio Paz el sacrificio es la ofrenda de la riqueza del pueblo mejicano, los gastos excesivos materiales y sexuales. A mí, lo que se sacrifica me parece ser más bien el alma mejicana. El espíritu olvidado se expone, se representa y como las víctimas precoloniales, presenta sus características mejores, se recrea para el espectáculo delante de los ojos de Dios. Se olvida de su estado presente, se sobrepasa y para expresarse rompe consigo mismo (48). Se

Document info
Document views583
Page views583
Page last viewedSat Dec 03 14:34:12 UTC 2016
Pages272
Paragraphs2232
Words86026

Comments