X hits on this document

Word document

Universidad de Zagreb - page 131 / 272

795 views

0 shares

0 downloads

0 comments

131 / 272

volaron. / Me detienen / sonoros teponaztles de silencio".71 Y esto es solamente una muestra de lo que brindaron muchos poetas exiliados. Ramón Xirau percibe tres tipos de cambio en ellos:

Es de suma importancia apuntar cambios que alteraron la obra de los poetas de las dos primeras generaciones. Naturalmente -pero esto sigue siendo relativamente externo- en todos ellos aparecen motivos mexicanos -paisaje, formas de vida, etc. De manera más profunda percibo tres tipos de cambio entre los poetas poco a poco transterrados. En unos, el cambio es clarísimo: así en León Felipe; en otros, la experiencia de la nuevas tierras parece conducir a una actitud de orden espiritual y a veces religiosa (Domenchina, Prados, Cernuda, Ernestina de Champourcin); en otros, por fin -clarísimamente en Juan Larrea-, a un nuevo concepto de la historia.

[...]

Nueva visión de la historia. Esta nueva visión de la historia la tuvieron muchos españoles al llegar a tierras mexicanas. Joaquín Xirau decía que en México había descubierto a España; lo mismo podían haber dicho Gaos o acaso Bosch Gimpera. Nadie como Juan Larrea convirtió esta nueva visión en historia imaginaria y no por imaginaria menos real. En Rendición de espíritu en La espada de la paloma -libros en prosa que constituyen una gran épica de la humanidad-, Larrea está claramente influido por tradiciones herméticas, neoplatónicas, prehispánicas. Su idea central es la de la implantación de España por parte de América: América como destino y designio de todo lo español.

Estas páginas son fragmentarias y veces hipotéticas. Quisiera concluirlas diciendo que, a partir de mi generación, los poetas ya totalmente transterrados figuramos, junto con Jaime Sabines, Rubén Bonifaz Nuño, Marco Antonio Montes de Oca, en las antologías de la poesía mexicana.72

En los primeros años de exilio fueron dándose las diferencias entre los españoles de México. Los antiguos residentes españoles, enemigos de la república, se reunían en la H. Colonia Española y su movilidad se restringía alrededor de su círculo, a diferencia de los refugiados que ensanchaban su relación en cualquier campo social de México. A Pedro Garfias cuantas veces no se le vio en las cantinas y ciudades más diversas y un sinfín de gente conoció su espontánea obra poética. Los ya instalados se caracterizaban por sus comercios, los recién llegados por su ambición de conocimiento

    ( Gabriel García Narezo, "¿De verdad es un exilio?", ponencia presentada en el Coloquio Internacional Los Poetas del Exilio Español en México, Octava Mesa: España y el Nuevo Mundo II, El Colegio de México, 27 de mayo de 1993.

    ( Ramón Xirau, "Poetas españoles en México. Desterrados y Transterrados", revista Textual de El Nacional, México, Vol. I, No. 2, junio de 1989, p. 16.

Document info
Document views795
Page views795
Page last viewedSun Dec 11 03:06:20 UTC 2016
Pages272
Paragraphs2232
Words86026

Comments