X hits on this document

Word document

Universidad de Zagreb - page 141 / 272

565 views

0 shares

0 downloads

0 comments

141 / 272

satírico desde el siglo XVII, durante el virreinato. Eran cantadas, por y para el pueblo, en plazas públicas. Estas coplas estaban emparentadas con el romance y la jácara86 española, ambos cultivados en México desde los primeros años de la colonia, en el siglo XVI, aludían en tono sarcástico a personajes públicos y hacían la crónica de sucesos importantes de la sociedad. No sería sino hasta mediados del siglo XIX, en el marco de las guerras de religión y fueros en que estas composiciones populares adquirirían su esencia épica-narrativa propia de los corridos.

Y aunque efectivamente el corrido procede del romance español y de la jácara, es posible que también tenga cierta herencia de los cantos épicos de la cultura indígena, específicamente los de la lengua náhuatl. Todavía en algunas regiones del centro y del sur de México, los indígenas conservan, en su lengua natural, extensos cantos que guardan cierto tono heroico.

El investigador mexicano Vicente T. Mendoza afirma que el corrido "no es sólo un descendiente directo del romance español, sino que aquel mismo romance fue trasplantado y floreció en nuestro suelo87", de manera que lo considera un género propio de la cultura mestiza. Posee características singulares, desde la forma en que son interpretados hasta las temáticas.

El corrido es una "narración cantada" que se apoya en hechos concretos e intensos y se caracteriza por su sobriedad y concisión en lo narrado. Por otra parte, debido a su naturaleza lírico-épica, es un "poema popular" musicalizado.

En lo que refiere a la melodía que acompaña a lo literario, ésta puede acoplarse a cualquier verso o estrofa de casi todos los corridos. Esta fórmula melódica repetitiva reafirma

86 La jácara es uno de los géneros satíricos que se representaban en el entreacto de las comedias del Siglo de Oro español. Posteriormente ha dado nombre a varias composiciones populares de tipo similar en todo el territorio hispanohablante. En los entreactos era normal que se representaran pequeñas composiciones, que podían ser bailes, loas, entremeses... La jácara era uno de estos géneros. Los personajes solían ser delincuentes, pícaros o gente del mundo del hampa. Destaca el agudo humor y el dominio de la jerga de los bajos fondos, que provocaba la hilaridad con crítica social. Calderón de la Barca, Francisco de Quevedo (cuyas jácaras destacan sobre las demás) y muchos otros cultivaron el género.

87 Vicente T. Mendoza, El corrido mexicano, México, FCE, 1985 (1ra. edición 1954)

Document info
Document views565
Page views565
Page last viewedFri Dec 02 18:31:24 UTC 2016
Pages272
Paragraphs2232
Words86026

Comments