X hits on this document

Word document

Universidad de Zagreb - page 192 / 272

622 views

0 shares

0 downloads

0 comments

192 / 272

sociales no se lo permiten. Su lugar es el hogar. Espera siempre a su esposo, a pesar de sus infidelidades y con resignación acepta cualquier desplante de sus hijos. Llora en silencio. Las madres soportan el dolor, la tristeza y la angustia porque al final de la película van a recibir su premio: el marido y los hijos regresan al hogar, donde ella llora, de nuevo, por ser la persona más querida en el mundo.

En 1935, los productores buscaban los géneros y temas que les dieran alguna seguridad económica. Madre querida fue un excelente producto en este sentido. Dirigida por Juan Orol, con actores desconocidos: Luisa María Morales y Alberto Martí, entusiasmó a la gente por su argumento sentimental.

Madre querida trata de una cantante que tiene un hijo de un hombre que la abandonó para casarse con otra. La mujer enferma apenas tiene dinero para sobrevivir, su hijo estudia y trabaja para mantener a su madre, por lo tanto no tiene dinero para comprarle el regalo del día de las madres. Un niño rico, huérfano de madre, le regala unas monedas, resulta que este es el hijo del hombre que abandonó a la cantante. El niño pobre le compra unas flores a su mamá. El niño rico provoca un incendio, culpan al niño pobre. El niño rico se siente culpable y le dice a su papá. Visitan a la madre enferma y pobre y resulta que el papá del niño rico la reconoce como la mujer que amó y abandonó. Ella moribunda le dice que el niño pobre es su hijo. Ella muere y el niño pobre se va a vivir con su papá rico y su medio hermano.

El amor filial se impone. Un público emocionado hasta las lágrimas aceptó plenamente la sentencia de Orol que remacharán muchas películas mexicanas: "el corazón de una madre nunca se equivoca" (García Riera, tomo 1, p. 169). La película obtuvo un enorme éxito de taquilla.

Después hubo varios directores que intentaron seguir el éxito de Madre querida. Historias de madres viudas que sufren por el destino de sus hijos, como en la película Los desheredados (1935), de Guillermo Baqueriza. En 1937 se filma El bastardo, de Ramón Peón, aquí la madre abnegada se convierte en sirvienta para estar cerca del hijo que dio en adopción. El hijo, desde luego, no sabe que ella es su madre. Esta es otra de las tramas que fueron muchas veces repetidas en el cine

Document info
Document views622
Page views622
Page last viewedSun Dec 04 17:18:57 UTC 2016
Pages272
Paragraphs2232
Words86026

Comments