X hits on this document

Word document

Universidad de Zagreb - page 217 / 272

596 views

0 shares

0 downloads

0 comments

217 / 272

Este es el principal aporte de la literatura jalisciense a la literatura nacional y mundial.

Introducción:

Durante el siglo XX, las letras mexicanas viven un auge que, por primera vez en su historia, al menos desde los tiempos de la ilustre poetisa Sor Juana Inés de la Cruz, se vuelven protagónicas no sólo en el ámbito de la literatura hispánica sino en el de toda la literatura mundial.

En el campo de la narrativa, nuestra literatura logra tal grado de madurez que sus obras y autores más representativos se proyectan más allá de nuestras fronteras logrando el reconocimiento de la crítica y del público lector.

No se trata, como es de entenderse, de un auge homogéneo y generalizado; del movimiento de una ola expansiva que se abre paso de manera incontenible, que barre con las viejas formas e impone la modernidad literaria de modo indiscutible de una vez y para siempre. Es, como normalmente sucede en estos casos, un proceso de altibajos y claroscuros, de búsqueda intuitiva y descubrimientos deslumbrantes; de asimilación de las enseñanzas de la literatura de los centros metropolitanos, España y Francia principalmente en nuestro caso; de la síntesis de ese proceso de aprendizaje con la reformulación cosmogónica operada al calor de ese vasto movimiento social conocido como Revolución mexicana, que trastocó, por decir lo menos, todos los ámbitos de nuestra sociedad al inicio de la pasada centuria.

Y al no tratarse de un movimiento homogéneo de las letras mexicana, este fenómeno tiene, por necesidad, sus momentos determinantes, sus obras clave, sus figuras tutelares. Tres, son, desde mi punto de vista, los narradores mexicanos del siglo XX que abren paso a la modernidad literaria en nuestro país. El término “modernidad literaria” tiene aquí como referente básico el de modernidad en sentido sociológico, que introduce el reconocimiento del principio del cambio constante a nivel social y el de la emancipación del individuo frente a la tradición, para decirlo de manera sintética. Esto significa, en el terreno literario, la renuncia a la aceptación de toda preceptiva y de cualquier tradición escolástica. Estos autores son: Agustín Yáñez (1904-1980), Juan Rulfo (1917-1986) y Juan José Arreola (1918-2001), originarios todos de la provincia centro-occidental de Jalisco.

Esta milagrosa coincidencia en el tiempo y en el espacio hace posible que, justo al mediar el siglo anterior, surja una serie de textos narrativos que se constituyen, casi de manera inmediata, en valores paradigmáticos de nuestra literatura. Menciono tres, en principio, producto de los autores señalados: Al filo del agua, de Agustín Yáñez, publicada en 1947; Confabulario, de Juan José Arreola, cuya primera versión apareció en 1952, y Pedro Páramo, de Juan Rulfo, que vio la luz en 1955. Es decir, estamos hablando de textos publicados en un período de sólo ocho años.

Trataré enseguida de aportar algunos elementos que ilustren el acotamiento temporal y la selección de obras realizados.

I. Agustín Yáñez

Document info
Document views596
Page views596
Page last viewedSat Dec 03 22:18:15 UTC 2016
Pages272
Paragraphs2232
Words86026

Comments