X hits on this document

Word document

Universidad de Zagreb - page 246 / 272

584 views

0 shares

0 downloads

0 comments

246 / 272

jaulas de un zoológico imaginario, donde la miseria humana viene caracterizada con una superioridad pretendida pero imposible ya que el narrador pertenece a esta especie autodestructora que en sus manifestaciones más mezquinas se convierte en un animal abominable, ambicioso, explotador y lujurioso. Veamos el cuento «El Camaleón» para ilustrar la observación anterior:

A primera vista podría parecer un político. Pero visto con cuidado es un animal mágico: tiene la virtud de aceptar el color del medio ambiente que lo rodea con el fin de proteger su vida y, así, la especie. (…)  El principal problema al que se enfrenta no es otro que la destrucción de su entorno natural a causa del espíritu destructivo del ser humano. Entonces, cuando las manchas urbanas cubran el planeta, le quedará el último recurso: utilizar su enorme capacidad de mimetismo para adoptar el triste tono gris del asfalto o de la casa donde buscó refugio o el color del automóvil debajo del cual se ha ocultado, con tal de sobrevivir. Esto en un esfuerzo mayor que superará las cualidades que la naturaleza le dio y que no previó el deterioro del hábitat original del camaleón.

El cultivo cuidadoso de la fantasía en combinación con sus lecturas han permitido a Avilés Fabila a familiarizarse con una fauna imaginaria que le ha servido para crear un zoológico fantástico propio, en que el autor hace referencia a seres de diversas mitologías e inventa “nuevos y bellos monstruos que enriquecen la literatura del género”127.

La pretendida sencillez del lenguaje de René Avilés Fabila es producto de una larga trayectoria que va  desde la educación formal hasta el taller creativo de Juan José Arreola que él mismo considera como maestro y cuyas influencias se dejan ver en Los animales prodigiosos, por su forma minificcional, por el tratamiento de los animales como seres degradados y por el uso de la sátira e ironía que permite a los dos autores subvertir el modelo tradicional del bestiario para denunciar la conducta de los seres humanos. En su Bestiario128, Arreola desmitifica los símbolos sagrados de los bestiarios medievales

127 Con estas palabras un jurado integrado por Pedro Angel Palou, Ignacio Trejo Fuentes y Oscar de la Borbolla justificó su decisión de otorgar el premio de narrativa Colima en 1997, a libro Los animales prodigiosos, añadiendo que se trata de "una obra de despliegues imaginativos que enriquece la tradición de las zoologías fantásticas con un buen manejo del humor, una fina prosa que permite disfrutar cada una de las breves estampas gracias a la exactitud y brillantez del lenguaje.”

128Juan José Arreola. «Bestiario» en Narrativa Completa, México: Alfaguara, 1997, pp. 75-103.

Document info
Document views584
Page views584
Page last viewedSat Dec 03 15:19:30 UTC 2016
Pages272
Paragraphs2232
Words86026

Comments