X hits on this document

Word document

Universidad de Zagreb - page 259 / 272

790 views

0 shares

0 downloads

0 comments

259 / 272

La homosexualidad tuvo una aparición tardía en la literatura mexicana, pues es hasta la década de los sesenta cuando comienzan a aparecer obras literarias que la abordan de manera directa, sin circunloquios ni encubrimientos. Es decir, mucho después de la aparición de los nombres clásicos en el tema gay: Gide, Proust, Genet, Pasolini, y aún, muchos años más tarde de otros ejemplos notables en la literatura latinoamericana. He dividido el estudio de este tema en la narrativa mexicana del siglo XX, en dos periodos: el primero abarca desde principios del siglo hasta finales la década de los setenta; el segundo, de 1979 en adelante, pues este año se publica El vampiro de la colonia Roma de Luis Zapata, obra capital dentro de esta temática en México. Es preciso aclarar que he considerado solamente las obras que hablan de la homosexualidad masculina. Respecto a un criterio meramente cuantitativo, la homosexualidad femenina ha tenido una representación mucho menor, y su estudio requiere de una investigación por separado.

Primer periodo

Este periodo va de 1900 a 1970, y está marcado por un tratamiento mayoritariamente satírico y burlesco. En los inicios del siglo, la irrupción de la policia en una fiesta donde convivían cuarenta y un hombres (la mitad vestidos de mujer), generó el regodeo en la nota roja de los diarios por supuesto, y también que surgieran relatos sobre el suceso. El mismo grabador mexicano José Guadalupe Posada escribió un corrido, acompañado de su respectiva caricatura. A partir de entonces, en México la cifra “cuarenta y uno” se convirtió en un sinónimo de “homosexual”.

Document info
Document views790
Page views790
Page last viewedSun Dec 11 00:32:19 UTC 2016
Pages272
Paragraphs2232
Words86026

Comments