X hits on this document

Word document

Universidad de Zagreb - page 31 / 272

619 views

0 shares

0 downloads

0 comments

31 / 272

Esta risa dolorosa “en las entrañas, en la sangre y en los huesos” que aqueja a los Señores de Xibalbá, es un presagio de la muerte que espera a los hermanos: “Sacrifiquémoslos mañana, que mueran pronto, pronto, para que sus instrumentos de juego nos sirvan a nosotros para jugar.” (segunda parte, capítulo II: 55). Y en efecto, los señores del inframundo “los sacrificaron y los enterraron en el Pucbal-Chah, así llamado” (Popol Vuh, segunda parte, capítulo II: 55), pero antes cortaron la cabeza a Hun-Hunahpú y la colocaron entre las ramas de un árbol llamado jícaro que se encontraba en el camino y que jamás había fructificado, “y habiendo ido a poner la cabeza en el árbol, al punto se cubrió de frutas” (segunda parte, capítulo II: 57), dice la leyenda.

Aquí se establece una primera reacción de vida que se proyectará hacia la superficie porque una vez que el rumor del prodigio del árbol llegó a oídos de la doncella Ixquic, ésta deseó inmediatamente bajar al reino de Xibalbá para encontrarlo y probar sus frutos.

Cuando estuvo frente al jícaro y extendió la mano para cortar uno, le fue lanzado un chisguete seminal que la fecundó “y así fueron engendrados Hunahpú e Ixbalanqué”. Así, “por la sola virtud de la saliva” (segunda parte, capítulo III: 59) que Hun-Hunahpú, convertido en fruto, depositó en la palma de la mano de Ixquic, ésta concibió inmediatamente y luego ascendió a la superficie a dar a luz a sus gemelos. De este modo surgió un nuevo periodo de renacimiento que asegura el dinamismo de la vida.

Document info
Document views619
Page views619
Page last viewedSun Dec 04 14:34:37 UTC 2016
Pages272
Paragraphs2232
Words86026

Comments