X hits on this document

Word document

Universidad de Zagreb - page 37 / 272

590 views

0 shares

0 downloads

0 comments

37 / 272

  Octavio Paz atribuye a la risa un carácter divino, no humano. Su razonamiento se basa en el elemento lúdico que supone la risa: los dioses juegan (“la creación es un juego”). La contraparte del juego es el trabajo y los dioses no trabajan sino el hombre. El trabajo anula actos como reír o llorar; “es serio”, “humaniza al mundo”: así le da sentido, pues su indiferencia es transformada en productividad. La risa “devuelve el universo a su indiferencia y extrañeza originales”, por la risa “el mundo vuelve a ser un lugar de juego, un recinto sagrado y no de trabajo” (Paz, 1971: 23).29 El hombre sólo tiene acceso al ámbito divino, al juego y a la risa, a través del rito y del sacrificio:

Si el trabajo exige la abolición de la risa, el rito la congela en rictus. Los dioses juegan y crean el mundo; al repetir ese juego, los hombres danzan y lloran, ríen y derraman sangre. El rito es un juego que reclama víctimas. No es extraño que la palabra danza, entre los aztecas, significase también penitencia, fiesta que es pena, la ambivalencia del rito culmina en el sacrificio. Una alegría sobrehumana ilumina el rostro de la víctima. (Paz, 1971: 30)

Todos los mártires de todas las religiones -apunta Paz- tienen una sorprendente expresión de arrobamiento en la que simultáneamente conviven penitencia y regocijo y cuyo horror y fascinación comparten también devotos y espectadores.

La alegría de los sacrificados buscaba que los dioses aceptaran con regocijo las ofrendas y evitaran el infortunio a los hombres. Su valor era simbólico y ritual: atraía la vida y el bienestar y hacía retroceder la enfermedad y la muerte.

    ( Los niños irrumpen en ese ámbito divino porque, como los dioses, ellos juegan, no trabajan; por eso Paz considera que esta risa cósmica les pertenece.

Document info
Document views590
Page views590
Page last viewedSat Dec 03 19:54:38 UTC 2016
Pages272
Paragraphs2232
Words86026

Comments