X hits on this document

Word document

Universidad de Zagreb - page 51 / 272

807 views

0 shares

0 downloads

0 comments

51 / 272

Nezahualcóyotl

Resumen

El presente trabajo parto de las siguientes ideas: primero, que el festejo del día de muertos es en México una tradición arraigada en la cultura popular en la que se manifiesta el sincretismo de dos herencias: la prehispánica y la católica; y segundo, que el mexicano no se burla de la muerte, porque no vale nada, como se acostumbra decir, sino que a través de la burla se establece una relación de igualdad, se humaniza a la muerte. Para comprobar estas ideas he dividido el trabajo en tres partes: La muerte en la cultura prehispánica, los altares de muertos y, el lado jocoso de la muerte.

El primer año que estuve en México –debo decir que nací en Rumania y hace veinticinco años me naturalicé mexicana- me quedé consternada cuando, el día de muertos, me regalaron una calavera blanca de azúcar que tenía escrito en la frente mi nombre con letras rojas. Estuve tan abatida, que por poco lloro. Con mi mentalidad todavía tan europea, lo primero que se me vino a la mente fue, que esta persona deseaba mi muerte, pero además se mostraba tan cínica, que se torcía de risa al ver la expresión despavorida en mi cara.

Desde entonces siempre he tenido curiosidad por averiguar más sobre esta costumbre tan peculiar de festejar el día de muertos aquí en México. Y desde luego, mi pregunta inicial fue: ¿por qué este tono festivo y burlesco al tratar la muerte?, matiz que era tan desconocido para mí, aunque provengo también de una tradición católica. Recuerdo de mi infancia que este día mis padres no nos permitían ni siquiera escuchar música, en dado caso clásica – Beethoven o Bach- y mucho menos reírnos o andar alegres por la casa. Había que guardar luto por los familiares fallecidos. Mi madre solía ir temprano en la mañana al panteón para adornar las tumbas con ramas verdes de pino y crisantemos blancos, y en la tarde –anochecía temprano el 1. de noviembre- íbamos toda la familia para encender la multitud de velas delgadas y blancas colocadas alrededor de la tumba. La vista del cementerio era muy bonita, todas las tumbas eran iluminadas, y los primeros copos de nieve, que a veces caían en estas fechas, magnificaban el

Document info
Document views807
Page views807
Page last viewedSun Dec 11 08:25:18 UTC 2016
Pages272
Paragraphs2232
Words86026

Comments