X hits on this document

Word document

Universidad de Zagreb - page 55 / 272

672 views

0 shares

0 downloads

0 comments

55 / 272

a todas las entidades poderosas que “su gente” las ha olvidado, que sus hijos no “recuerdan” lo que les dieron durante sus vidas y no reconocen el trabajo que hacen ahora; entonces, la milpa ya no rinde, los negocios no prosperan y los hijos son pocos y enfermizos. De alguna forma, los nahuas son conscientes de que realizar las actividades rituales reproduce su grupo cultural a través de la historia. Esta imagen tan poderosa que guardan, la de los muertos olvidados, llorando, que andan cada vez más lejos, refleja una sabiduría ancestral: el destino de un pueblo que ya no respeta ni recuerda a los que vivieron antes y trabajaron para ellos, lleva a la disolución social. En cambio, el trabajo conjunto de los muertos y los vivos crea un grupo social próspero y asegura la continuidad en el presente y hacia el futuro.

El lado jocoso de la muerte

El festejo tan peculiar del día de los muertos en México es, sin duda alguna, el resultado del sincretismo de dos religiones: la prehispánica y la española, arraigado en la tradición popular. Los antiguos dioses de los aztecas no fueron sustituidos por los santos católicos, sino literalmente fusionados. Por ejemplo, la Virgen de Guadalupe es conocida también como Tonantzin que según Fray Bernardino de Sahagún, significa “nuestra madre”. En el hermosísimo poema “Nican mopohua” en el que se relata la aparición de la Virgen de Guadalupe, ésta se presenta al indio Juan Diego, así:

en verdad soy yo / la en todo siempre doncella, / Santa María, / su madrecita de él, Dios verdadero, / Dador de la vida, Ipalnemohuani, / Inventor de la gente, Teyocoyani, / Dueño del cerca y del junto, Tloque Nahuaque, / Dueño de los cielos, Ilhuicahua, / Dueño de la superficie terrestre, Tlalticpaque” (León-Portilla, 2001: 101-102).

Document info
Document views672
Page views672
Page last viewedTue Dec 06 22:28:26 UTC 2016
Pages272
Paragraphs2232
Words86026

Comments