X hits on this document

Word document

Universidad de Zagreb - page 58 / 272

629 views

0 shares

0 downloads

0 comments

58 / 272

Desde el mes de octubre en Guadalajara se pone un mercado ambulante en el que se venden un sin fin de cosas divertidas y humorísticas que sirven para adornar los altares, como el papel de china artísticamente recortado y en diversos colores, calaveras de azúcar de distintos tamaños y juguetes de diferente índole (Anexos 6 y 7). Uno de los juguetes favoritos y más divertidos, es una caja pequeña. Cuando se jala de un hilo sale disparado un esqueleto.

Este modo tan íntimo, humano y fraternal de tratar a la muerte aquí en México, es parte de una tradición popular. El sincretismo cultural ha creado un nuevo lenguaje, un lenguaje extra oficial religioso, en el que la solemnidad es contrarestada con el buen humor. La burla en este caso tiene un matiz muy especial, no es desprecio y tampoco es sarcasmo, es simplemente una burla que desata una risa infantil sobre algo que es demasiado serio, para ser tomado en serio. Como cuando ante una desgracia, para no llorar nos reímos.

Bien decía Paz:

Para el habitante de Nueva York, París o Londres, la muerte es la palabra que jamás se pronuncia porque quema los labios. El mexicano, en cambio, la frecuenta, la burla, la acaricia, duerme con ella, la festeja, es uno de sus juguetes favoritos y su amor más permanente. Cierto, en su actitud hay quizás tanto miedo como en la de los otros; mas al menos no se esconde; la contempla cara a cara con impaciencia, desdén o ironía: “si me han de matar mañana, que me maten de una vez” (Paz, 1993: 63).

Y cuando hablo de este tema, de la visión popular mexicana sobre la muerte, es imposible no recordar un incidente que me pasó hace unos años en Skövde, Suecia. Mi compañero Luis Medina y yo montamos un altar de muertos en la casa de cultura de la localidad, en el marco de una semana cultural de México. Al terminar el trabajo estábamos muy orgullosos. Como yo había llegado a Suecia unos días antes, me traje de México los aditamentos originales, por decirlo así. Había calaveras con los nombres de toda la junta directiva de la Universidad de Skövde, papel de china de diversos colores, pan de muerto que había hecho con esmero Anne Marie Svenson, directora de la Cátedra de Estudios sobre México, esqueletos pintados en cartón, veladoras y

Document info
Document views629
Page views629
Page last viewedSun Dec 04 20:25:47 UTC 2016
Pages272
Paragraphs2232
Words86026

Comments