X hits on this document

Word document

Universidad de Zagreb - page 74 / 272

791 views

0 shares

0 downloads

0 comments

74 / 272

como el de Cronista mayor, el sabio aceptaba encargos temporales e incluso momentáneos. De todos ellos, para este propósito resulta interesante aquél con el que, para cumplir con el deber, utilizó sus conocimientos del pasado perecolombino. Se trata del verso barroco (hoy perdido), con el cual se saludaba y celebraba la llegada y la toma de posesión del virrey de la Nueva España.

La larga y pausada ceremonia de la llegada de cada nuevo virrey cada seis años en la época barroca tomaba la forma de un espectáculo parecido a la función teatral, bien organizado en todos sus detalles y emblemático en cada uno de ellos así como en su conjunto.   La ceremonia se desenvolvía de acuerdo a los detallados planes y comprendía prácticamente todo el camino: desde el desembarque en Veracruz hasta la entrada en el palacio virreinal en la capital. Cada uno de sus elementos/detalles convergía hacia la misma finalidad: hacer resaltar y confirmar tanto la autoridad del virrey, quien representaba al rey, como la de la monarquía. Para esta importantísima ocasión, recayó en Sigüenza el gran honor de componer versos barrocos de bienvenida al virrey que éste podía leer en el arco triunfal de cartón-piedra que se erigía delante de la entrada al palacio virreinal y por el que el virrey tenía que pasar con su numeroso séquito.

El tema que a aquel estudioso de las estructuras estatales, cosmogonías y culturas del México precortesiano convertido en poeta ocasional le pareció apropiado ofrecer a la atención del virrey era una adaptación al verso barroco de lo que era su propia interpretación de las características de las deidades precolombinas así como del lugar y función de cada una de ellas en el panteón azteca. Las calidades de todas ellas, interpretadas de manera muy barroquizante,  las comparaba con las calidades, o virtudes, de aquellas deidades greco-latinas con las que le pareció justificable y oportuno compararlas y servirlas así en bandeja y en verso barroco. Los versos, segun segundas referencias, destacaban las calidades de honradez, fuerza, sagacidad, en una palabra, las calidades que debía reunir un gobernante.39 Los versos no se conservaron para la posteridad por el hecho de que no se imprimieron ni se entregaron al virrey en forma de manuscrito. Obviamente, todo obedecía a la idea de la fiesta única e irrepetible, así como a la idea de la perennidad de todo, subyacente en todo espectáculo barroco. El perecedero material del arco triunfal – cartón-piedra – en este contexto deja de ser curiosidad y cobra significado i.e. función complementaria.

Cabe plantear la pregunta ¿qué era lo que realmente hacía Sigüenza aprovechando la importancia de la ocasión? Desde luego, una de las partes más difíciles a la hora de tratar de reconstruir una época pasada es reconstruir la mentalidad colectiva o individual, o, como decía F. Braudel, «ponerse a la sombra de los hombres de aquel entonces». Lo que, creo, en este caso puede descartarse sin más es la explicación de que Sigüenza había echado mano de lo que tenía al alcance, en su propia biblioteca, para cumplir la tarea. De haber sido así, ¿cómo explicaríamos el afán de toda una vida de coleccionar y estudiar los documentos referentes a la historia antigua de

39 Para los detalles véase Leonard, Irving A.: La época barroca en el México colonial, (ed. en inglés 1959.), FCE México 1974 y Don Carlos de Sigüenza y Góngora, un sabio mexicano del siglo XVII (ed. en inglés 1929), FCE México 1984, Iglesia, Ramón: La mexicanidad de Don Carlos de Sigüenza y Góngora en El hombre Colón y otros ensayos, Col. De México 1944, Paz, Octavio: Sor Juana Inés de la Cruz o las trampas de la fe, Seix Barral, Barcelona 1986, Francisco Pérez Salazar: Obras de don Carlos de Sigüenza y Góngora, México 1928 y Biografía de D. Carlos de Sigüenza y Góngora, seguida de varios documentos inéditos, México 1928, Delgado, Jaime: D. Carlos de Sigüenza y Góngoray su Piedad Heroyca de Don Fernando Cortés (Sobretiro del tomo siete de la Colección de Chilamistac, Madrid 1960 y otras.

Document info
Document views791
Page views791
Page last viewedSun Dec 11 00:45:29 UTC 2016
Pages272
Paragraphs2232
Words86026

Comments