X hits on this document

Word document

Universidad de Zagreb - page 84 / 272

738 views

0 shares

0 downloads

0 comments

84 / 272

volver a recuperar lo que habían perdido, se arrodillaban ante las piedras e invocaban a las serpientes. Estas tenían también su dios, Cano, del que decían que se había convertido en árbol. Tenían otro más, al que llamaban Tereguri, del que decían que era el señor de ultratumba. Consideraban que era un lobo que desgarraba a la gente. Además, cuando la Luna iniciaba sus fases, soplaban hacia ella. Le pedían algunas cosas. También consideraban a los cometas una divinidad, les soplaban y lanzaban flechas contra ellos. En los riscos de los montes ofrecían flechas a los demonios como prenda para dar en el blanco a muchos ciervos y animales parecidos. Comían una planta, que llaman Icuri (Jículi o peyote), para poder cazar muchos animales salvajes, para saber muchas cosas y sobre todo para despertar su lascivia. Creían en los sueños y que  las almas tras la muerte iban al cielo que ellos llamaban otimachipac. Decían que ellas allí jugaban, que bailaban». (Rattkay, 1998, 203-205).

La descripción que hace Rattkay del lugar y las gentes de Tarahumara es interesante porque la escribió sólo unos cuantos años después de que los blancos entraran en ese territorio (las primeras misiones fueron fundadas en 1674 y Carichic al año siguiente, mientras que toda la provincia no fue fundada oficialmente hasta 1678) por lo que pudo tomar nota de la forma autóctona de vida de los nativos. Por otra parte, los Tarahumara siguen siendo hoy uno de los grupos étnicos más autóctonos de América del Norte, que han conservado las costumbres antiguas y su forma de vida original, tal y como las pinta Rattkay. Así es que se pueden reconocer aún elementos que describe nuestro misionero, como su alma nómada, las borracheras nocturnas y las ceremonias, los juegos de pelota, algunas creencias y similares.

La repercusión de los escritos de Rattkay en los textos americanos y europeos

Los viajes del grupo de misioneros de Rattkay a América lo describieron también sus compañeros de ruta. Kino escribió un diario del viaje entre Génova y Sevilla, Gerstl y Neumann enviaron informes desde América, por lo que sus anotaciones fueron utilizadas o publicadas por historiadores antiguos o más recientes. Charles le Gobien (1653-1708) es el primero que siguiendo sus notas describió su viaje en el año 1700, el naufragio en Cádiz y otras aventuras de los misioneros en su historia de las Islas Marianas y  la descripción del martirio de los

Document info
Document views738
Page views738
Page last viewedFri Dec 09 08:41:21 UTC 2016
Pages272
Paragraphs2232
Words86026

Comments