X hits on this document

50 views

0 shares

0 downloads

0 comments

5 / 15

Algunas claves de la historia de la formación del profesorado en España para comprender el...

lidad en el alumnado y establecer el conocimiento verdadero y único frente a otras formas de educación existentes en esos momentos.

A pesar de todas las reformas y planes de estudio que intentaron remediar esta pobreza formativa, lo cierto es que, con diversas variantes según los tiempos que corrieran, se siguió manteniendo un currículum devaluado, caracterizado por una formación teórica sesgada por la moralidad y la visión del alumnado de las escuelas públicas como de baja consideración y escasas capacidades intelectuales. En diferentes épocas se llega a promover la infantilización del conocimiento de los maestros como la mejor formación: hay que ponerse a la altura del niño, no saber más que él. Dentro de esta lógica se encuentra el hecho del progresivo predominio de las asignaturas de Letras sobre las de Ciencias en la formación de los maestros.

El caso de las maestras sigue la misma tónica, pero con peor situación. No sólo se trataba de una educación más moralizante y religiosa, sino que, además, nunca tuvieron un claro acceso a los conocimientos de Ciencias3 ni a los conocimientos pedagógico-profesionales y sí hubo un marcado predominio de las Labores con un 30% del tiempo de formación hasta llegar al siglo XX donde empieza a reducir- se. La formación de las maestras, en general, siempre fue considera como subsidiraria y de segundo orden con respecto a la de los maestros.

Una quinta característica en los planes de formación del profesorado ha sido la vacilación entre la formación cultural y la formación profesional. Esta situación ha estado provocada por un doble hecho: por un lado, por la baja formación exigi- da para acceder a los estudios de Magisterio: en la mayoría de los casos sólo saber leer y escribir o el Bachiller Elemental. Hasta 1967 no se empieza a exigir el Bachi- ller Superior, con lo cual hay que cubrir las lagunas en la formación cultural del alumnado, de forma que, excepto periodos de tiempo concretos (como el Plan Pro- fesional de la II República), la formación de los maestros y maestras en nuestro país ha estado centrada en los contenidos culturales en una especie de bachillerato reducido. Por otro lado, esta situación ha llevado a que los contenidos de carácter profesional hayan sido casi anecdóticos en la formación, no llegando nunca a su- perar el 20% del total del tiempo de clase (en el título de maestro superior, no en el de elemental ni para las maestras) a lo largo de todo el siglo XIX y primer tercio del XX, y ello sin tener en cuenta los sesgos moralistas o religiosos incluidos en los mismos en la mayoría de ocasiones.

Otro tema polémico planteado en la formación del profesorado a lo largo de este tiempo ha sido la integración en la Universidad de estos estudios. Al conside- rarse una profesión poco prestigiosa y no necesitada de una gran especialización, siempre supuso una educación con características propias no equiparable a otras enseñanzas de carácter profesional. A ello también contribuía el fácil acceso a las Escuelas de Magisterio y la subcultura propia que fueron generando estos centros, lo cual les hacía alejarse cada vez más de algún tipo de criterios científicos y de la vida universitaria. No será hasta la Ley de Educación de 1970 cuando se integren las Normales en la Universidad como Escuelas Universitarias y, aún esta integra- ción se ha realizado a tropezones por la historia y tradición de estos centros y su difícil acoplamiento a una vida y dinámicas no consideradas como propias (Minis-

ISSN 0213-8464 · Rev. Interuniv. Form. Profr., 30 (1997), 97-109

5

Document info
Document views50
Page views50
Page last viewedThu Dec 08 23:00:40 UTC 2016
Pages15
Paragraphs420
Words6712

Comments