X hits on this document

46 views

0 shares

0 downloads

0 comments

6 / 15

Rocío Anguita Martínez

terio de Educación y Ciencia, 1982). Siempre se ha reclamado la integración en la Universidad como una oportunidad de dignificar los estudios de Magisterio, pero nunca se han puesto todos los medios necesarios para que este proceso diera sus frutos.

Un último rasgo característico de las Escuelas de Magisterio a lo largo de su extensa historia ha sido el tipo de alumnado que ha acudido a estos centros. Como consecuencia tanto de la baja consideración de los estudios en el ámbito universi- tario y la baja consideración social de la profesión, como de su gran extensión por la geografía nacional (recuérdese que desde 1857 era obligatoria una en cada capi- tal de provincia), a estos centros han acudido personas procedentes de las clases medias agrarias y bajas urbanas que han contribuido a dotar de un perfil muy definido a la figura del maestro y la maestra, así como a la profesión en general.

3. Tradiciones educativas en la formación del profesorado en España

Creo necesario e interesante no dejar pasar por alto en cualquier revisión de un sistema de formación del profesorado el analizar las bases ideológicas sobre las que éste se asienta, cuáles son sus finalidades y propósitos y qué modelos de in- vestigación y de práctica fomentan, para entender por qué se hacen unas propuestas u otras y por qué se organizan de una determinada manera.

Si, como vimos anteriormente, la situación material de las Escuelas Normales a lo largo de todo el siglo XIX y primer tercio del XX era algo más que lamentable, no podemos decir que las clases fuesen mejor. El panorama era desolador:

«... la explicación sobre el texto, el repaso, la repetición, las fór- mulas interrogativas, el elogio-ánimo, la condena y reprobación, la calificación dictaminadora, los exámenes por sorteo de temas, son fórmulas al uso en la época que concuerdan y responden a la situa- ción del profesorado y del resto de las condiciones del centro» (Ballarín, 1987, 281).

Las Escuelas de Magisterio y la formación del profesorado en nuestro país en este periodo adolece de innovación en los conocimientos, siendo sus característi- cas relevantes la densidad en las asignaturas, el teoricismo y el nominalismo, la metodología de la repetición y clases magistrales, materiales didácticos insuficien- tes y teniendo la disciplina en el centro de la formación y el establecimiento de relaciones jerárquicas con el profesorado del centro (Ballarín, 1987).

Por tanto, durante este periodo se va a entender que la misión de la formación del profesorado y la enseñanza es la transmisión de conocimientos adquiridos por la Humanidad y la herencia científica, en la cual el profesorado es transmisor oral de la misma y el alumnado un mero receptor de conocimientos. A ello hemos de añadir el hecho de que la formación de los maestros y maestras está cargada de un discurso moralizante y religioso muy poderoso, con el cual se apoya tanto el esta-

6

ISSN 0213-8464 · Rev. Interuniv. Form. Profr., 30 (1997), 97-109

Document info
Document views46
Page views46
Page last viewedMon Dec 05 04:28:30 UTC 2016
Pages15
Paragraphs420
Words6712

Comments